29 de octubre de 2012

VENCEDORES

No, don FeliponDIOS González, no, no me ponga ese verbo en pasado, en ese hubo, no. En España no sólo hubo la verdad de los vencedores, que trata de chalanear en ese acto subvencionado y cultureta de segunda a cargo de nenes progresíes, no. Sino que hay esa sóla verdad. Y, a lo que me barrunto, la seguirá habiendo. Si no ocurre un milagro muy difícil. Por otra parte, como todo milagro. Cual es que la gente despierte de la modorra en que los Falsimedios y toda la matraca educativa y publicitaria mece la cuna y adormece el sentimiento y mata la inteligencia de la realidad, y todos los valores consagrados  que mantienen eso de los vencedores; que pasen, desaparezcan, y la gente se libere de tanta ignominiosa ignorancia, de tanto miedo y de tanto odio como este sistema inocula en la sociedad, por esos varios recovecos institucionales y mediáticos, como usted y los suyos saben de largo. Es la visión futbolera y competitiva, jamás la del apoyo mutuo y la de la solidaridad de todos para todos.
En España hay una única verdad, impuesta y dañina desde hace mucho tiempo. Con Franco, sin Franco y luego. Incluso bendecida de la Votambre asilvestrada. Que pone siempre velas a ese santo vencedor, sino puede poner balas, pone balidos. Que cree que la democracia sirve para elegir a los mejores, los más sabios, más lindos incluso y los mejores y guais. Y que eso les da patente de verdad, bondad y belleza, incluso. O sea, patente de corso. Corso al servicio pirata de los Capitales, Bancos, Mercados, Especuladores y todo eso que ha provocado esta Estafa que se llama Crisis, ahora, por imperativo de la verdad de los vencedores. La verdad de los vencedores en las urnas. Porque las urnas no sirven para elegir a quienes deben servir al común, con trabajo y honestidad, leyes que respeten libertades, igualdades y solidaridades, no. Sino que sirven para vencer al contario, como en el fútbol, vamos, don FeliponDIOS, como en su futbito verbenero y el de sus socios de vencimientos y triunfos, y caudillismos.
Así que no me juegue con el trilerismo de las palabras. Como hizo con el trilerismo de la política y de la vida, en esos años de mando supremos en que usted y sus jarcas tuvieron la verdad, la bondad y la belleza atadas de pies y manos, con la aquiescencia y la servidumbre voluntaria de los más. En una democracia fatal y más orgánica que toda. No real, nunca real. Y siempre machacando a los menos que teníamos que obedecer y doblegarnos, en derechos elementales, para que el Sistema del Capital, la Banca, los Mercados y todo eso nos hiciera la matraca que ahora llaman Crisis y es Estafa. Que también los mayoritarios que le votaban a  usté lo pagaron y lo pagan caro y duro. Pero no soy responsable del masoquismo masivo que supone votarles a usted y su pp, su p$oe y apoyar sus similares cavernas del manejo, como ccoo, ugt, ceoe, patronales y demás latrocinios inmensos repartidos en la trama del Terror Real. Todo con cobertura de chocolate de la OTAN.
Y ahí le pongo esa verdad impepinable, hecho foto, para que la disfrute en estos tiempos de mala memoria histórica de sus tiempos presentes. Que es casi la única operativa, buena, esclarecedora y que se repite como regüeldo o hipo hasta el futuro.





1 comentario:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

Hay algo que se llama libertad, y que debes ejercer libremente. Así que distingue bien entre las ideas, los sentimientos, las pasiones, la razones y similares. No son respetables; pero cuida, que detrás hay personas. Y las personas, "per se", es lo único que se respeta en este lugar. Muy agradecido y mucha salud. Que no te canse.