28 de junio de 2013

GOTA






GOTA DE AGUA 
VIENDO 
CAER 
UN 
ÁNGEL

acá he venido como todas
ando por los suelos diluida
miro al alto cielo y te veo
de tus alas los retazos
descoyuntados
todo baja
tu cabeza la primera
es proa de caída
boca de horror
todo tú eres ahora un vuelo
allá en lo alto
más allá de las nubes
todo caes
rápido esplendente
fulgurante vuelo
como una furia
te derribas todo
desolado
tus ojos ciegos

tu dolor derramado
sobre este infierno
mojado

27 de junio de 2013

ONTOLOGÍA






Como todo lo normalizado por la costumbre, el pedorreo de los ignaros, cobardes y que odian, la palabra romanticismo murió. O la mataron. Ya no dice nada. Suele usarse en revistas del corazón o del hígado frito. En pelis sensibleras o telenovelas de segunda fila. O como ideología para estafa del falso amor. O la putañería revestida de falsedades que venden como honestidad. Así los caballeros que han iniciado la construcción de EUROVERGAS son unos auténticos románticos de las finanzas. Y van a crear todo un emporio fundamentado en el romanticismo que supone el juego, la droga, el alcohol, la prostitución y todo eso. O existe un grandísimo romanticismo en los votantes de la PP$OE, que sus electos chulean cada día. Particularmente fostiándolos en todos los aspectos de la muerte, instalada en la crisis o estafa. Pero como hay muchísimo romanticismo en esos amores del votambreo, los votantes, la votambra y los electos, pues todo vale. 
Eran muy románticas doña Ana Ozores o doña madame Bobary. Así que los románticos machitos se las daban todas en el mismo carrillo. Y ellas, pertinaces e inhiestas, resistiendo embestidas como gilis. ¡To sea por la patria y matria románticas! Todo por el amor y el romanticismo ese.
Palabra ya muerta y enterrada es el romanticismo. Como democracia, como justicia, como información, como libertad, igualdad, solidaridad. Palabras gastadas por la costumbre y el uso de los de Arriba. Como la palabra manierismo. Y, por lo general, casi todos los ismos, curiosamente inventados en el lamentable siglo XIX. Y cuyos sarpullidos nos arrasan.
Palabras trampas y ya tramposas en todo. Cuando no cómicas. De pena.
Casi todas las palabras que usan, desde la prédica del poder y de la moda, son palabras gastadas: desde jipi a pacifista, desde socialista hasta justiciero. 
Pero hay palabras que no se gastan ni desgastan. No son digeribles por este tinglado que todo lo come y caga, matándolo. 
Esas palabras son las que los poetas solemos buscar para vivir, revivir, crear, recrear, ser y estar. Pensar, que es peligroso y vergonzante. Y sentir, no en la onda romántica, en absoluto, sino en la honda razón del ser y del hombre. En la ontología, otra palabra poco digestiva para la estupidez. Una de ellas es anarquía o vate, o vislumbre, o andorga, o folgar o refulgir, brizna o repecho, arrumaco o cazcarria, himeneo o versatilidad, bemba, ósculo.
Sabemos que estas palabras no serán asesinadas, por el uso y la costumbre huera y falsa. Como lo fueron las palabras romanticismo, democracia, libertad, justicia, amor incluso, amor.


25 de junio de 2013

ULTRAJE







Para Óscar, en huelga de hambre


Si el Enclenque, mi predecesor, te concedió el don de intuir el Hecho Injusto, seguido de capacidad de protestar, yo he venido a conferirte la capacidad de amar a los que padecen apartamiento, relegación y ultraje. Lleva esta afección allí donde encuentres los victimados, que será en todo lugar, y detente ante el ser.
Miguel Espinosa
Escuela de mandarines




burocracia es espesa y como losa para pobre
pena inhumana y como bomba de tiempo
una carcoma y necio quebranto del saber
es escondrijo de tontos y políticos afines
situados ahí por esa mansedumbre que los vota
esa pesadumbre peñascosa y rocosa dura
como muerte puesta delante de uno mismo

es la burocracia oscura sombra del mal
tentáculo seguro de estupidez estirada
manifestación de falta de inteligencia
por ende de bondad verdad y belleza

por todo ello la burocracia es ornato
adorno insustancial de los de Arriba
demagogia viviente que nos mata



24 de junio de 2013

CASO GUCEMAS: PRÓLOGO



En este sitio han ido apareciendo diferentes trabajos sobre la obra del pintor llerenense, afincado en Tucumán, Argentina, Gerardo Ramos Gucemas. Que deben ser sobradamente conocidos por los lectores asiduos de este sitio. 
Verdad es que la carcundez militante, en no pocas molleras del terruño, tiene en muy poco a este blog. Lo cual es honra y prez, pues amén de sus encanalladas ignorancias, miedos y odios, exponen, con esa aviesa mentecatetez, su infinita siniestrabilidad y adocenamiento, cuando no analfabestismo digital. Que así lo llaman los expertos. Desprecian estos nuevos medios en que los pobres, y los de abajo, nos manifestamos. Y ya los llaman demagógicos, ya los ignoran. Cuando ni por sueños saben lo que son leídos y el poder real de calidades que despliegan.
Y esto lo digo porque con el Caso Gucemas voy a invitar a una crítica razonada de los hechos, sucesos, acciones, comportamientos, manejos, taras que han acontecido entorno del intento, a iniciativas mías y por compromiso con él mismo, de dar a conocer su obra en España, y en su tierra. Y fundo mi autoridad para ejercerla en mi libertad y generosidad sin límites, ante el cálculo, la mezquindad, la zorrería, la simple maldad del tonto. Lo que se calla, lo que se teme va a ser invocado por mí y rehabilitado. Porque lo que se calla y se teme procede de una cultura que somete la libertad creativa a la mediocridad, la rutina pastosa seudoerudita y la impostura o la simple falsedad e hipocresía. Cuando no el hondo aburrimiento y la envidia de virtudes.
Mi compromiso por dar a conocer la obra del pintor Gerardo Ramos Gucemas, adquirido cierto día con una persona afín al pintor, y con el pintor mismo, fue desde el saber, la aplicación de la inteligencia a su obra, el valor y el amor a todo lo creativo. Decir que en ningún momento hubo ni ocultos ni mostrados intereses, es hasta muy vergonzoso de decir, a quienes sí mostraron una avilantez y una falta de simple cortesía para con mi compromiso. Y señalo al mismo pintor y a su don Z, un tipo que no quiero mencionar acá, pues esto se ensuciaría mucho, aparte de otros personajes esquinados.
La historia tiene todo el contenido para escribir una no leve novela valleinclanesca, o de corte jacarandoso y burlesco, de una corte de personajes salidos de lo bufo y de la befa. Para mí el pasado no existe como sepulcro, sino como fuente de enseñanzas. No hay episodio muerto ni olvido inmerecido, cuando la indagación revela al presente lo que la ignorancia, el miedo o el odio quisieron cancelar. Trato de ser una voz libre, y voy a hurgar allí donde la verdad espera ser rescatada. Ya que los sucesos que expondré en este Caso Gucemas son ilustrativos de no pocas falsedades, manejos, humillaciones, manipulaciones, oportunismos y trepas tan usuales en lo que es la historia sucia de los que se llaman intelectuales de saldo, los más historiadores, en este país. Esto que expondré, en entradas próximas, puede ser una perfecta alegoría de lo que ocurre o ha ocurrido en el mundo de la cultura, la creación y hasta de la sociedad española. Lo que llaman crisis y es pura estafa, que pagan los menos merecidos. Todo chuleado por cuatro tarambainas y chiquilicuatros manifaceros y de usos del régimen que manda y ordena esta sucia sociedad de borregos con lazitos en el rabo, premio del amo a sus desvelos y palo y tentetieso al verdadero y bueno.
Es incluso una obligación moral. Pero sobre todo que nace de mi ética, de lo que entiendo debe ser, al tenor del compromiso un día, ya lejano, público, en este sitio, con los lectores. Y desde esa honestidad conmigo, desde esa ética y esa estética, lo cuento.
Mis mimbres y el lujo de mi honestidad y verdad se tejen en esto mismo, del lejano 2006. Como inicio de la cronología de mi compromiso, traicionado por los de siempre, en la sempiterna historia de este país, de esta sociedad española tan cainita.

23 de junio de 2013

CONVERSACIONES CON FACEBOOK, 15





La razón por naturaleza tiende a anular todo abismo.
María Zambrano
El hombre y lo divino


facebook: ¿Qué estás pensando?
Agustín Romero Barroso: ¡Hala!, material pimpante, e histórico, esto del cuento y cuenta del claustro de Palamós, o de Salamancapa la parca y corta imaginación de los escribidores de novelita histérica. Esos que engordan la cuenta de resultados, al decir del Monago presidente, que tenemos por esta tierra, que necesitan muletas, espiar la realidad para reproducirla con fruición, (Stanislaw Ignacy Wietkewits dixit) pa crear,  creer, recrear, hacer, escribir, y trepar y trepanar molleras de aburrimientos. Molleras futGOleras, claro. Y encima van de instelestuales de altura y saber y to eso,
¡¡Venga, que esta es la inspiración absoluta, chicos y chicas del asunto de la novela del lejano oeste, digo histórica!!
De todas formas me encanta el trabajo, la paciencia, la ciencia miscelánea, lo de menos histórica, del investigardor de este asunto. Parece ser que catalán él, inteligente, metódico, creativo. ¡¡Muy bien por to lo que me casca El País!!, que sea cierto o no lo sea es lo de menos, y uno recuerda ahora aquellos papeles de la Generalitat, que andaban por Salamanca, de la II República. Y de cómo daban la barrila, por estar en Salamanca. Y que si los devolvieran a Castaluña, o Catalunya o Castallunia, o Castilla, que eso significa Catalunya en antiguo, que era como Castilla pa León, o Catalunya pa Aragón. Que de esto no se habla mucho y se ignora todo. En fin saber estas cosas hermosas, de los viajes de un claustro románico, es una maravilla real, de una alegría contra la necedad de las fronteras y cerrazones de varia laya. Lo quieren las piedras de Castilla es viaje, movimiento, parla, aires, verdad, bondad y belleza. Y viceversa.

To lo demás como que huelga.

---

facebook: Què estàs pensant?
Agustín Romaní Barroso: Apa!, Material pimpante, i històric, això del conte i compte del claustre de Palamós, o de Salamanca; pa la parca i curta imaginació dels escrividors de novelleta histèrica. Aquests que engreixen el compte de resultats, al dir del Monago president, que tenim per aquesta terra, que necessiten crosses, espiar la realitat per reproduir-la amb fruïció, (Stanislaw Ignacy Wietkewits dixit) pa crear, creure, recrear, fer, escriure, i grimpar i trepanar molleras de avorriments. Molleras futGOleras, és clar. I a sobre van de instelestuales d'alçada i saber i to això,
Vinga!, qué aquesta és la inspiració absoluta, nois i noies de l'assumpte de la novel · la del llunyà oest, dic històrica!
De totes maneres m'encanta la feina, la paciència, la ciència miscel · lània, el de menys històrica, l'investigardor d'aquest assumpte. Sembla que català ell, intel · ligent, metòdic, creatiu. Molt per tots el que em trenca El País!, Que sigui cert o no ho sigui és el de menys, i un recorda ara aquells papers de la Generalitat, que caminaven per Salamanca, de la II República. I de com donaven la barrila, per estar a Salamanca. I que si els tornessin a Castaluña, o Catalunya o Castallunia, o Castella, que això significa Catalunya en antic, que era com Castella pa Lleó, o Catalunya pa Aragó. Que d'això no es parla molt i s'ignora tot. En fi saber aquestes coses boniques, dels viatges d'un claustre romànic, és una meravella real, d'una alegria contra la niciesa de les fronteres i cerrazones de varia mena. El volen les pedres de Castella és viatge, moviment, parla, aires, veritat, bondat i bellesa. I viceversa.

To la resta com que vaga.

NOTA.- Ilustra esta entrada una foto de la noche de san Juan reciente. Arde y fulge como señal de vida. Asimismo he tenido a bien poner esta entrada bilingüe. Por obvias razones.

14 de junio de 2013

HERMANA ALEGRÍA









hermana alegría del fondo de las cosas
a ti te invoco en esta media tarde
o mediodía alto alto y con sol 

qué no nos derroten con la crisis 
con esa puta estafa y esa maldad 
pestilencia de la estupidez 
de la avaricia fondo y de lo malo 
no nos coman la moral y las manzanas 
de la vida y el gozo de lo pequeño 
no nos derroten fácilmente 
ni aún difícilmente 
esos predicadores del infierno 
los medios del fin de la banca 
la caterva de los políticos 
de los dineros y del capital 
a que sirven todos los medios 
de publicidad y de dominio 
que son todos y todas las formas 
del terrorismo asesino del poder 
del dinero o del dinero del poder 

hermana alegría de mis entrañas 
a ti te convoco invoco aboco 









(esto es un borrador o barredor de males, que hay más pa la alegría, mucho más)

11 de junio de 2013

NOVELA HISTÓRICA NO, POR FAVOR, NO




Como nunca antes, los grandes libros, las obras preeminentes de los maestros de la música y las artes, son accesibles y ampliamente comunicados. Sin embargo, esta accesibilidad y este consenso disminuyen el potencial de encuentro inmediato con la experiencia estética y de libertad absoluta, sin la cual tal encuentro no deja de ser espurio.
George Steiner
Presencias Reales

Efectivamente, todo depende de la postura estética y ética del que crea o escribe. Del patrón que mida o se mida. Lo lógico es escribir conociendo los modelos de los maestros. Más que nada para no repetir intentos. Y lo segundo por aportar algo grande O, a lo menos, intentarlo. El intento lo dice todo de un autor. Lo normal es elevarse, dar algo al arte que uno haga. No simplemente el uso ramplón de la lengua, en el caso del arte literario, o a semejanza de otros. Todo creador debe añadir algo más. Pero eso supone que conoce a los maestros, los grandes libros, las obras preeminentes, como dice Steiner. Lo que es mucho suponer, pese a estar hoy disponibles fácilmente. Pero eso hoy no existe. Porque también va referido, esto, a los lectores. Tanto autores como lectores están abotargados por lecturas patrañas, colegiales y nada preeminentes ni grandes. Por eso se da este fenómeno de la novela histórica como lamprea, como tósigo, elevada a  cultura de altura. ¡¡Y tururú!! 
La llamada industria cultural pone de modas y modos determinadas cosas, que no son baladíes. No son baladíes para ella y sus intereses e interesados. La industria cultural sirve al amo del poder y del dinero. Si ayer se informaba de la culminación del control, personal y social, con la amenaza de Obama de que toda comunicación será intervenida por su gobierno en todo el mundo, hoy nadie dice nada sino que aguanta. De nada sirvieron, o simplemente se chanchullearon, el conocimiento histórico de los manejos de los nazis, en ese sentido. Al final Obama ha venido a ser un discípulo muy aventajado del nazismo. Que incluso enrojecería, en todo sentido, a un Goebbels con su Hitler y sus formas de propaganda. No lo hace al buen tuntún. Sino al servicio del amo. Sólo en ese sentido puede entenderse este fenómeno que critico, con los criterios debidos. No es una manía, ni siquiera un debate contra la novela histórica. Es un grito por la libertad amenazada con esos manejos. Esto es un desesmascaramiento más del fenómeno global de la estafa. No es casual que la moda de la novela histórica haya surgido del mismo frío que la especulación inmobiliaria, la estafa bancaria y económica, los pelotazos diversos y todo el affaire político de los entornos del poder y del capital, con su pertinentes mercados. Ha sido la publicidad. No ya engañosa, sino engañante. Para mal, y para los bienintencionados, la novela histórica supone una cierta alienación de la gente, un entretenimiento para huir del presente y no ver la realidad, la más real. Es un fenómeno de sicología social sobradamente realizado y plasmado en otras épocas. Se trata de que la gente acepte la ramplona realidad, no la discuta, obedezca al destino histórico, calle, aguante, sufra, se joda...
Así que por la libertad, por dignidad, por respeto al arte de la narrativa, si es que queda en alguien, uno tiene que decir no a un subgénero publicitario que lo encumbran de la reostia. Sin ser ni aportar nada. 
Los nigromantes, y gente mala, o mala gente, a que Cervantes alude en su Quijote, no son gentes escondidas en lugares remotos, o islas perdidas. No, Cervantes, buen irónico, los señala al lado mismo de cada uno de nosotros. Cerquita y tal vez tan cerca como la misma mollera de cada cual. La cabecita ahormada, por los gustos y las tendencias de cada cual. Hoy día por la moda, los modos, la tele, los falsimedios, internet, aparte de la escuela, la uni y su sabiduría, simplemente utilitaria, y todo convento de predicaciones de la superestructura llamada cultural, que mantiene la pésima vida social, económica y política de dominios y espectáculos. Y que ahora llaman crisis o recesión o estafa, mala suerte, la vida, dice alguno... Que depende. Los duendes o magos o dueños encantadores nacen de las lecturas y escrituras del ahora. Se gestan en sus vidas y costumbres, por su organización social, por su forma de vivir, por sus pasiones, por sus faltas de libertad, igualdad y amor. 

La falta esencial, de formación y gusto literarios, aprendidos, humildemente, de maestros y clásicos de todo tipo, en la escuela y hace mucho. La divulgación de forma comercial del arte y  el supuesto arte literario, la proliferación de talleres y cuchitriles, en que se adoctrina en lo mismo del uso y abuso de ciertas cositas, supuestamente creativas. Lo que Cervantes llamaba académicos argamasillescos, y -sobre todo- la visión futGOLera de la vida, el arte y la literatura, están llevando a cometer delitos contra la misma inteligencia más elemental..., contra el arte, convertido en propaganda, mercado, valor de cambio y adoctrinamiento y falsedad barcenesca.

Decir que un libro es interesante, por su mero título, y tratándose de novela histórica, no es decir nada; pero si encima se dice que es interesante por el título, y encima la capullada de que promete.... Que son cosas que uno oye de toda novela histórica. Eso es lo más ratonero que se pueda decir. Curiosamente es lo que oía -también- a los lectores ávidos de novelas del oeste. No hace ni treinta años. Sólo que ahora la patraña de la cucaña y cizaña es la Historia, no el lejano oeste de Norteamérica, inventado o recreado -al menos- de forma decente. Porque si ahora usan la Historia para meter matraca y venga matraca, esa Historia es también horrorosamente inventada, no recreada, un pastoso cocido garbancero, que nada aporta ni dice, ni na de na al acervo creativo y literario. Nada de nada.
El cura tal vez sea el menos malo de estos usos. Me refiero a los tres nigromantes que tratan de manipular a don Quijote: cura, barbero y bachiller. Tres grandiosas metáforas, o personajes, de lo vulgar dominante en todo tiempo. Tres personajes sesgados, que hoy abundan a tope. Y triunfan y triscan y son adorados de nenas y nenes en edad de merecer lo mejor. Estoy escribiendo una oda, larga y meritoria, a estas tres figuras que tanto aman todos: el cura, el barbero y el bachiller. Los tres aman el fútGOL, la novela histórica, votan a la PP$OE y adoran sus entornos. Todo lo demás se lo pueden imaginar. Es sencillo. No les reventará la cabeza. Seguro.
Seguro que algunos de esos marrulleros de la novelita histórica, sea de hecho o consumo,  no pondría jamás un título como el del Quijote a su obra. Que el del Quijote ni se sabe. Y si hay uno es el que la gente le dio. O, en puridad: El Ingenioso Hidalgo don Quijote de la Mancha... Título que ya mantiene la retranca de la pura ironía y burla. Que son la esencia del mismo. ¿Burla irónica de qué no de quién? Primero de su presente acoquilado y trasteado por el poder y los ricos y estafadores de siempre. Cervantes pasaba un rato gordo de eso de los hidalgos y los somete a cachondeo total, burla y eliminación. Luego huye a La Mancha, que no es lugar geográfico, sino metáfora de la mancha, que trata de limpiar, la de los horrorosos libros históricos de caballerías y sus usos, predicaciones y martingalas y confusiones carcamales... Eso entre lo mucho que contiene. Pero los escribidores de novela histórica no han leído el Quijote, lo han deletreado, como mucho. Y menos lo han entendido, en todos sus matices. Si así fuera no existiría el subgénero, más que como entretenimiento. Como existen los balones para darles patadas.
¿Entonces por qué ese interés y ese afán por la novela histórica, y ese público grandioso y mayúsculo, con ese subgénero mal escrito, y cuchipandeado, seboso y que paraliza las meninges, que es la novela histórica? Parece como si los creadores, o cocineros, de la misma necesitaran muletas para hacer algo. Odian y se pierden en la nada creativa. Espian la realidad y la historia con fulgor y la reproducen con fruición, espesa, en sus cosas. Nada en ella es evidentemente creativo, sino como a especie de comentarios o sucesos intrahistóricos inanes. Ese afán por este subgénero, que ahora toma moda por abajo, por el ratoneo de los epónimos de ese abajo de los que un día la lanzaron por arriba. Pues los maestros la predicaron y el negocio editorial la potenció. Porque el subgénero siempre estuvo ahí, como el de la novela sentimental, la del oeste, la policíaca y otros entretenimientos y regueldos o hipos. 
El interés estaría motivado por la misma razón masoquista del personal usual y mayoritario hace sus cosas o elige sus cosas. Por la misma razón que la votambra se vota contra sí misma, cuando votambrea a la PP$OE y a sus entornos de terrorismo. Cuando vota, se maltrata en su intelecto. Lo mismo que cuando lee cosa de novelita histérica o histórica. Como cuando come auténtica bazofia y pone en peligro su salud. O como cuando utiliza mal casi todo e infecta el planeta, contamina. O cuando pierde su tiempo en ver, pasivo y emocionado, y pagando lo que le cobren (encima) a veintidós millonarios dar patadas a una pelota. 
En el plano del gusto, lo de la novelucha histórica es una auténtica lacra. Incluso cada lector de eso, si puede, nos larga su merde y saca su pastiche, convenientemente ornado y adornado, de la miserable prosa que usan. Con lo que la amenaza es grandiosa. Todo lector y devorador de novela histórica, queda preñado para hacer otras novelas históricas, que a su vez empreñan a otros, que a su vez amenazan con parir otras novelas... Magia potagia quijotesca esta.
No se enteraron que crear, en cualquier arte, es de la nada. De la nada quiere decir sin muletas de nada ni de nadie. Pura lengua e ideas para crear y recrear un mundo. Con imaginación, desde luego. Pero también con arte, con ética y estética unidas. Más bien a contramuletas. Y siempre traigo -en estas- al genial Cervantes, que para inri de estos novelistas históricos, se cachondea de todo y lleva su relato a una simple aldea sin historia ni nombre siquiera. Y maldice de los malandrines contadores de historias, que alocan al personal y lo alienan, lo agilipollan, lo anulan. Pero, lamentablemente, esos cuchipandas del carquismo no entenderán jamás la esencia del Quijote, o la tratarán de reducir a Historia y otras tretas de dominio. 
Lo más criminal es que tratan, con lo que llamo el turisteo cultural e historiado,  y que da esa falsa pátina de tener y ser culto, de adobar sus relatos, inanes y tribiales, nulos, del dato histórico conveniente. O el marco debido y usual y típico. De dar la altura que jamás tendrán esos pésimos creadores que son los que escriben novela histórica. 
Ya, ya sé que voy a contra el gusto mayoritario -diría mal gusto- o de gran parte de la gente, del público consumidor y consumador del mal que hay. No sólo en la política, no sólo, ya se ve que en casi todo. Y como voy contra EUROVERGAS y sus gustadores, que no son pocos, los usuarios de putas y pprostituciones diversas, son legión mayoritaria. Y como voy contra la votambra, que no es parva ni corta, sino ingente e innumerable, como los moscas en la caca. Finalmente, también, voy contra el fuGOLeo y sus matracas de estupidización sistemática de la gente. Y todo ello me honra y me dignifica como persona. Y en todo ese saco, meto la novela histórica reciente y de moda. Moda -curiosamente- impuesta desde el Poder y su Mercado. Coincide con la especulación bancaria e inmobiliaria y los pelotazos diversos de lo social y económico. Y nada ocurre por las buenas en este entremado en que todo está urdido con todo. 
Hay demasiado nene, nena, señor y señora, amancebados con la estafa de hacer novela histórica, que es un timo, pues ni es literatura, ni es creación, ni es historia. Y su uso de la lengua es pastoso, carcamal, nada aporta a nada. Es un híbrido comercial y pachanguero (iba a escribir pochanguero), al modo y moda de estos terribles tiempos de visiones ralas del presente, estafado y en crisis, sin ninguna pasión intelectual, estética, ética y creativa, seria y honesta, como no sea la prédica del conservadurismo a rajatabla. de huidas hacia paraísos artificiales de estupideces mentales, que son ejercicios parecidos al avestruz, encondiendo la cabezota bajo tierra, o tras pasados de panderetas y chalaneos historicistas lamentables. Aquí si hay que decir, con otra propiedad diversa, que mal de muchos  es epidemia o pandemia, y consuelo de tontos. Y ganancia de trajineros.
Pero, como cuando los mayoritarios votan PP$OE: ¡¡la suerte está echada, y hachada, de antemano!!


10 de junio de 2013

NÚMERO





Ni el poema ni el sistema metafísico están hechos de ideas, de datos externos verbalizados, sino de palabras. Las pinturas están hechas, insistía Degas, de pigmentos y espacios con relaciones internas. La música está hecha de sonidos organizados convencionalmente. Se significa sólo a sí misma. Y, en la medida que se acerca la condición de la música y a la autonomía contenida del código musical, el lenguaje, para Mallarmé y la modernidad, retorna a su numérica libertad, a desinvestirse del rudimentario y abandonado tejido del mundo.

George Steiner
Presencias Reales



Como poeta tengo las palabras como el material, real y único, con el que trabajo. Como un músico trabaja, labora, juega, usa los sonidos para hacer su música. Un escultor la piedra, o cualquier material que incluya volumen, fondo, forma... O un pintor los colores y formas, igualmente.
¿Los sentimientos? ¿A cuáles sentimientos se refieren cuando dicen, o creen, que el poema se hace con sentimientos, con corazón y to eso sínónimo que parlan? Porque sentimiento es la envidia, o el afán de dinero, o la ira, o la burla del otro... Creo que se refieren al sentimiento como enfermedad, como algo medio secreto y hurtado a los supuestos no iniciados en el secreto.
Le dan así, a la poesía, ese valor postizo y de pandereta de lo aficionado, o de lo que da la naturaleza. Lo cual es extremadamente fachoso y sucio.  Lo entienden como un don, una gracia, algo espesial y olé. Que se hereda, se nace o se trae de los papis, vamos. Vamos, como una flor en el culo. Y perdonen por decir las cosas claras. Pero semejante desquiciamiento es el que imponen la costumbre y una cierta, e incierta, mala educación poética desde el cole. Aposta. O tal vez la anomalía que supuso el llamado romanticismo, en la creación en lengua castellana, que fue realmente el modernismo el que lo suplió, a trompicones y cencerrazos darinianos.
Escribir poesía es una cuestión de materia y trabajo. Por supuesto que requiere amor, devoción y entrega, totales. Sin condiciones. Y en altas dosis de libertad y amor. Amor que conlleva una extremada generosidad y dotes, que se han sabido educar, preparar, trabajar.
Poco de esto se habla en los foros al uso y casquivanos. Hay poetas que nacen sabidos. Menos ocurre con los escultores en mármol, que no nacen sabidos, sino que aprenden. Tozudos y pacientes, los escultores en mármol aprenden su oficio de forma vocacional. A ninguno se le ocurre, en la madurez de su arte, decir chorradas como que él nació ya así, con esos dones y esa grasia, ¡¡y olé!!
Lamentablemente todo poeta debe serlo de su tiempo y espacios. A mí me ha tocado vivir un tiempo de canallas y espectáculo cultural. En donde lo que llaman cultura es reducido a un valor bursátil productivo. O es nada. Dominado -como ningún otro- por el dinero como nada y todo. Si miramos a los de Arriba. Y si miramos a los de abajo, un tiempo de borregos obedientes, sumisos y soberbios entre ellos. Por este lado he creado palabras como votambra. Uso de forma diferente la lengua cuando escribo de eso que llaman democracia. Y llamo al régimen PP$OE y entornos de terrorismos. Con el que están muy contentos los que lo jalean, palmean y gustan. Aunque estén jodidos en todos los órdenes de la vida. Sarna con gusto no pica. Aunque me salpica. 
La materia con la que trabaja el político, como artista, es el engaño, la estafa, la mentira, el poder, para servir al dinero, al amo, a la banca y todo eso. Que tampoco me vengan con sentimientos, servicio al común, entrega, vocación, u otras delicias decimonónicas. Menos con derechos y deberes y to esa doctrina sucia y académica de la democracia institucional y otros cuentos y cuentas. 
Y si los opinantes en los falsimedios usaran este estilo de estilete lo mismo hasta se dignificaban un poquito. Y voltearan el uso de la lengua de eta forma. Dando la vuelta al calcetín y mostrando desnuda, la verdad del tinglado que predican, podrían fardar de estilo y personalidad. Pero todos escriben lo mismo, con el mismo uso y contenido, y que justifica el status quo que los domina. Incluso abordan las mismas noticias por decreto-ley. Son la superestructura de dominio mental e ideológico del amo. 
Por eso, en esa diferencia radical, estriba que sea poeta. Nombro el mundo de otras formas, manteniendo la verdad, bondad y belleza en las palabras con que lo hago. Sin concesiones a la ignorancia, el miedo o el odio. Tanto míos como de los demás.


9 de junio de 2013

AMOR Y LIBERTAD









amor y libertad
sino todo es muerte
lo que no supone
promiscuidad
infidelidad
consumo
mercado
marcado
trajineo

 más bien 
lo contrario

sino todo es muerte
de amor y libertad

7 de junio de 2013

PLÁTICA






DIÓGENES.- Pólux, en cuanto subas a la tierra, pues mañana es a ti a quien le toca resucitar y no a tu hermano Cástor, deberás buscar a Menipo, el cínico, que suele estar en el Cranion o en el Liceo de Corinto, burlándose de cómo los filósofos discuten los unos con los otros sin cesar, y decirle lo siguiente: Menipo, puesto que de las cosas terrenales ya te has reído suficiente, Diógenes desea que vayas como su invitado al Hades, donde podrás reírte muchísimo más. Aquí abajo, la duda pone límites a tu risa y no dejáis de cuestionaros: ¿Quién conoce el mundo que hay al otro lado de la muerte? En cambio allí no pararás de dar carcajadas, como yo, sobre todo cuando veas a los ricos, sátrapas y tiranos, a cual más humilde e insignificante, sólo diferenciándose del resto por sus gemidos, debilitados por su escasa hombría y vileza que les hace recordar constantemente los bienes terrenales. Quiero que le digas todo esto, y sobre todo que no se olvide de traer la alforja llena de altramuces y si es posible, algo de comida de Hécate, si encuentra una tirada en alguna encrucijada, un huevo de algún sacrificio expiatorio, o algo que se le parezca.



Luciano de Samósata
Diálogos de los muertos






sí sí sí sí sí sí el amor se articula

se realiza se hace se construye
en el diálogo
el transcurrir del logos
discurrir en el mismo río
navegar en la misma barca
remar en la misma dirección
aunque con diferente
pala brazo fuerza
no en el intercambio
conferencia
discusión
es y está 
en lo excelso para dos
o los que hablen

(puedo traer acá a platón
o una entrevista de ahora)

nunca en la expulsión
o la obligación de callar
o la callada por respuesta
por el corte de digestión
o corte de cabeza o de mangas
o el corte a secas y rotundo
ahí no hay amor alguno

no no no no no no no no tampoco
se puede hablar en una montaña rusa
menos dialogar conversar departir
desde la fuerza y la imposición
del odio
del rechazo
de la rabia
de todo 
aquello que resultó ser tuyo

desde la cháchara al palique
desde la conferencia al comentario
todo fluye entre todos
coloquio habla parlamento
discusión perorata
entrevista visita intercambio
consulta discreteo e incluso cotorreo
si hay respeto
al otro
porque
como enseña en maestro Juan de Valdés
en su diálogo de la lengua
escuchar es amar
amar es hablar 
si todo va regulado
en su naturaleza por la medida
de sublimación suprema
encumbramiento
ensalzamiento
en todo caso favor
desviación

no ayudan  ignorancias del otro
los miedos o los odios
la culpabilidad
la represión
la presión
el no instalado en todo  
menos la expulsión
ese callar para que el otro arda
niega el diálogo el flujo verbal
obligado a callarse anularse
irse desaparecer huir

del maestro antonio rodríguez de las heras
aprendí las regulaciones del encuentro
del conflicto
para ejercer el poder de la palabra
poder escucharla sola y todas
solo y con todos
con estrategias adecuadas
y el poder de la sublimación
de lo sublime
jamás de la expulsión
de nadie ni de nada

es algo académico que jamás olvido
de la bondad suprema de un maestro
como ya no van quedando

hoy y aquí en esta noche
sólo me queda este diálogo
con los muertos que revivo
rememoro otro amigo
de diálogos con los muertos
luciano de samosata
sólo escucho y escribo
escribo y leo atiendo
oígo percibo
presto atención
presto oídos
arde su antorcha a mi oído 


6 de junio de 2013

UNO COMO ÉSE







Tengo este texto, de uno de los folletos que la CNT publicaba en Francia. Hace treinta y tantos años. Cuando los que querían ser libres vivieron por donde pudieron y les dejaron los europeos. Esos europeos tan bestias que hicieron dos guerras mundiales. Aparte de las que jalearon en otros sitios. Una de ellas fue la guerra civil abierta de la que resultó vencedor Franco. Gracias al apoyo, tácito o expreso, de casi todos los países europeos, tomados en su crema y nata. Otra cosa es el personal de abajo, el llamado pueblo. Pasa que los olvidos históricos, y el mayor de ellos, como es grandioso, pues ni se mencionan. Pero Franco y su régimen, que de alguna forma continúa por otras vías, fue mantenido por esa Europa bárbara y cínica. Y a nadie, de esos de la memoria histórica, salvo alguna aislada excepción, se le ha ocurrido pedir que reponga su complicidad con aquel crimen, que hizo daños a tantas gentes. Que esa Europa está obligada a reponer el mal causado. Pero para eso no tenemos ningún juez Garzón a mano. Y además Europa es la reostia de democrática y guay. Muy práctica y sesuda a la hora de organizar su mercado y su cosa bancaria. Y por ende, muy respetable. Y dejo acá este inicio del folleto que, abajo, cito. De casi obligada lectura. Hoy nadie escribe con esa lucidez y verdad. Con esa bondad y belleza.

LA MALDICIÓN DEL PRACTICISMO

Todavía continúa teniendo actualidad la pequeña y bonita historia que nos contó Gorki: Del pájaro carpintero que amaba la verdad y del embustero verderón. Pero el poeta habría podido titular su historia, y tal vez más acertadamente: Del práctico pájaro carpintero y del impráctico verderón, sin que por eso hubiera sido forzado a cambiar una sola palabra del relato. Pues el pájaro carpintero era realmente el sabio práctico, y el pequeño verderón parduzco, un utopista incorregible, al que atravesaban el alma sueños de poeta y en el cual el anhelo tembloroso se transformaba en canción. Por eso cantaba el pequeño verderón, apenas sin darse cuenta. Cantaba porque no podía menos de cantar, porque se le calentaba el cuello y el alma tenía que librarse de su superabundancia. Cantaba sobre la aurora de una nueva vida, sobre una lejana dicha que sólo podía obtenerse en la lucha. Los otros pájaros en el bosquecillo enmudecían poco a poco y escuchaban la canción jubilosa. Hasta que descubrían que era sólo un verderón el que cantaba así. Entonces les invadía algo así como un desencanto. Sí, si hubiera sido un águila, pero un verderón -¡cómo es posible! Pero el pequeño verderón, a quien ponía en tensión el más ardiente anhelo, no enmudecía, y del corazón sangrante salían tonos cada vez más profundos, ansiedad cada vez más ardorosa hacia aquella lejanía azul, donde se levanta, de las olas purpúreas del mar, la nueva tierra legendaria. Creer es preciso, creer en uno mismo, después que se ha dudado tanto de sí, creer hasta que el tiempo se cumpla. Se posa levemente en los corazones del tropel emplumado como un lejano presentimiento, y de ocultos rincones sube ardiente anhelo hacia una lejana dicha. Entonces aparece, con prudente pausa, el pájaro carpintero, un señor anciano que vive de gusanos y ama la verdad. A él no hay que irle con tales canciones, pues es un tío completamente práctico que parte siempre de hechos concretos. Y demuestra al honorable público, de la mano justa mente de esos hechos, que el verderón miente cuando canta a un lejano país de la redención.-Quede siempre en el terreno de los hechos prácticos, honorabilísimo. La iniciativa irreflexiva no ha llevado todavía a buen fin. ¿Cómo están las cosas en la realidad? Allí donde cesa el bosque hay un campo, tras el campo una aldea. Aquí calló el carpintero un momento para aumentar la tensión de los oyentes, luego, con una mirada significativa al verderón, continúa su discurso: En aquella aldea, habita Grischka, el cazador de pájaros. Esa es la primera estación en el camino hacia el país del ensueño. Tras aquella aldea comienza con toda probabilidad nuevamente un bosque y luego nuevamente un campo, una aldea, etc., etc. y como la tierra, según se sabe, es redonda, si siguiésemos la exhortación del señor verderón y hubiéramos escapado a todos los peligros que nos amenazan, volveríamos finalmente al lugar en que ahora nos encontramos. ¿Por qué, pues, ese ruido, señores? La encantadora embriaguez se disipó. Se sintió irritación por haberse dejado seducir y, además, por uno como ése. Luego lanzáronse un par de palabras mordaces a la cabeza del verderón y se alejaron precipitadamente. El carpintero había vencido, vencido en toda la línea.

Rudolf Rocker

5 de junio de 2013

CERVANTES Y SU IRONÍA







E pur si muove.
Galileo Galilei



Hace unos meses releí el librito de Rosa Rossi, Tras las huellas de Cervantes, perfil inédito del autor del Quijote. Este título y su autora levantaron la especie y el revuelo, a inicios del siglo XXI, con la supuesta homosexualidad de Miguel y otras patochadas poco importantes, al efecto de lo que importa de su ser y persona. Por cierto, ya muy manido todo eso. Sobre todo a cargo de don Fernando Arrabal, en su título: Un esclavo llamado Cervantes. Que no es otra cosa que su arte, su obra, lo que debe interesar de Cervantes. Si le gustaba el vino, las mujeres o el betis importa al efecto de alumbrar su obra. Nada más ni nada menos. Tal vez Cervantes tuvo una vivencia del sexo distinta  a las compartimentadas por el orden mental impuesto. No ya de su época, sino de toda época. Personalmente estimo que el sexo, como vivencia cultural, es diverso en cada persona. Que no existen compartimentos estancos ni cajones de sastres cerrados, aunque sé que esto que expongo irá a parar a uno de ellos. Por la jeta dura de la gente de orden y taxonomías cerradas, como cárceles mentales. No entienden que la libertad existe, y esa misma libertad les desasosiega, segando todo a su derredor. Sean de los cajones de sastres homoheteros o mediopensionistas, que es el cajón comodín, para casos que no cuadran en los otros dos. Despachando, con esta simpleza, algo muchísimo más profundo y serio. Pero es otro tema este y ya lo iré exponiendo despacito. Hablemos del estilo y condición de hacer Cervantes su obra. Sobre todo es importante su famosa ironía. Que es única en un escritor de tanta altura. Nada conocida ni aprendida, ni se sabe de sus consecuencias.
La ironía no es burla, debe ser sutil, sino desbarra en sarcasmo. Y es un delicado juego que consiste en decir y dar a entender, al inteligente o en complicidad, lo contrario de lo que se dice. De forma que a quien va dedicada se quede como mucho mosqueado. Pero jamás escarnecido. Antes seducido y embromado en la complicidad que ridiculizado. Y en la medida que ese juego sea más benévolo, la ironía precisa de mayor inteligencia. No todos la pillan ni todos saben hacerla.
La lectura o relectura, del texto de Rosa, fue densa y aprovechada. Y de mis notas e ideas estoy haciendo una larga reseña, que en su momento traeré.
Quiero, en esta entrada, hacer un planteamiento de cierta ocurrencia cervantina, bastante irónica, referida  a la condición de la mujer y del hombre. Nada usual y que determina bastante. Pues nada ha cambiado en todo eso, desde los tiempos de Cervantes.
Me hago una pregunta, que sé que es retórica, en este contexto cervantino. ¿Estaba la dama, doña Dulcinea, enamorada de don Quijote? La respuesta inmediata es no. Desde cualquier punto de vista que se tenga. No ya porque doña Dulcinea no existía, que esto es lo retorcido de la ironía cervantina, del ingenio supremo, sino porque ninguna dama puede, ni quiere, ni debe enamorarse de un tipo así como era o es o fue don Quijote. No está bien visto, no es práctico ni asegura nada. Además está chalao perdío, ha leído mucho, quiere arreglar el mundo, es verdadero, bueno, no tiene mal tipo y parece de buen semblante y lo mismo hasta juega bien el sexo y etc. Pero... Si uno examina a los grandes revolucionarios de la historia, verá que en eso todos han estado solitos y no amados. Don Ernesto Sábato me sonríe y me mueve la cabeza, desde el más allá, y desde el más acá escribió algo similar alguna vez.
El pobre don Quijote se inventa una enamorada de sí, de su entraña, de si magín, de su locura, en definitiva. Porque no la puede haber en otra parte. Imposible en la realidad suya, de fuera y del más allá. Ningún quijote es amado ni por burla. 
Cervantes que, como muestra la maestra del estudio mencionado, doña Rosa Rossi, al inicio, conocía muy bien la condición femenina, por el trato con sus sabias hermanas, muy especializadas en el chuleo, manejos y levantamientos de varones, por la cara, tiene su particular visión, que es certera en todo momento. Sobre la realidad social imperante del común de féminas. Y como es imposible una quijota, es imposible una enamorada de don Quijote. Al revés siempre ocurre. Es la realidad patente.
Sólo siglos después se descolgó otro con Madame Bobary. Pero la tal madame era un remedo quijotesco atabalao, cosilla en manos de chulos y putambreros varios. Tal vez muy amada de su legítimo esposo, que la hastiaba; pues ella ansiaba otras pompas indescifrables, inasibles, casquivanas y que estaban lejos de las elucubraciones quijotescas. Aquí don Clarín nos traza La Regenta, un magnífico prototipo de lo que tal vez sería una quijota. Un poco idiota o que se hace la que no sabe. Y comete el error de ver amor fuera de sí, confundiéndose con la Dulcinea del magistral, o queriéndole confundir al mismo magistral. Con lo que descubre, desnuda y al final, como un sapo le besa los labios. Que es como termina, literal, la novela.
Y ahora, señoras feministas, me linchan ustedes. Pero lo que es así lo es. Como dijo Galileo, atabalao por la brujas inquisitoriales de siempre, que haberlas haylas: E pur si muove...

ESO


SUEÑO









velita nocturna
brilla en la ventana
sueña en el sol
del nuevo día

velita
brilla
sueña
sol

velita
risueña
rosa