28 de febrero de 2011

CONTRACAMPAÑA ELECTORERA Y DE VOTAMBRES


Y encima esos terroristas con Mando y voto, culpables de todo mal social, económico, político, piden que no se les insulte, piden respeto, como si fueran señores honestos, sensibles, peripuestos, buenos..., cuando ya no queda otra que decirles canallas en todas sus formas. El desprecio y lo que llaman insulto que no es sino su definición exacta.
Hay que hacer contracampaña contra tos estos de los Votos las Selecciones y la Caradura, ¿quién puñetas ha puesto a la pandilla de ineptos en esas listas para que los demás los voten?, ¿quiénes pagan esas campañas y con qué fines?, ¡¡la Banca, el Capitalismo, los Mercados y la Canalla Especuladora de la Crisis!! Pues si es así votarlos es ser un auténtico fascista, aparte de tonto del culo.
Por tanto desobediencia civilizada contra ellos, especialmente contra el PP$OE, y sólo acatar lo que se haga por la fuerza de sus gentes de porras, armadas y su Policía, que pertenecen a su brazo armado, la Terrorista OTAN, que mantiene este secuestro, pero culpo especialmente a esa caterva mayoritaria de chusma callada, manipulada, votadora
Sin perdón ni pañitos calientes, considero a los partidos, mandando en los últimos treinta años, causantes de la Crisis, que mata y aterroriza más que ETA y Alkaeda. Por ende hago llamada a que no sólo no se les vote, sino se les acose y critique con eso como piñón fijo: son el brazo político de la OTAN, del Capitalismo, de la Banca, de los Mercados, por tanto del Terror Totalitario, y sus votambres no valen na, ni deben decidir na de na, sino esconderse y dejar a los demás muy libres. Si tuvieran sentido de la ética y de la estética, que será la ética del porvenir, que dijo -que dicen- Lenin.

LLERENA A VISTA DE CERVANTES


Nos lo cuenta don Luis Astrana Marín, de quien se burlaba don Álvaro Cunqueiro inventando documentos que averiguaban la vida de los escritores aureos que don Luis historiaba o biografiaba, matándolos, en cierta forma, pues el uso de documentos para ello era tan abrumador que acababa con el posible interés por su obra. Y Cunqueiro fue descubierto y tuvo que salir por patas de Madrid y refugiarse en su Galicia natal, en tanto pasase el susto... Bueno, pues leyendo la monumental y espesa biografía de nuestro primer ingenio (que eso quiere decir príncipe), me encuentro esta cita, en donde presume Astrana que Cervantes, don Miguel de Cervantes Saavedra, vio alguna vez la ínclita ciudad amurallada,entonces, de Llerena, que aun no era ciudad, que eso lo pagó sobre 1640, sino villa simple, y con cereal, que era para lo que los ojos de don Miguel llegaron a columbrarla, para recaudar impuestos en forma de cereal, para condumio de la armada invencible por hombres y que fue vencida por la tempestad. Veamos:
Pasó después a los restantes lugares y villas, donde procedió de igual suerte. El cereal, sobre ser escaso, habíase ya vendido casi todo. Pueblo visitó en que no le fue posible concertar más de diez fanegas. Visto ello y mientras se hacía el repartimiento y almacenaba el cereal, Oviedo le dio nueva comisión, en 18 de Agosto (72), para otras localidades, donde presumía se hallaba trigo, a fin de embargar, nada menos, 16.000 fanegas de él. Anduvo entonces extrayendo cuanto pudo, aunque no cuanto quisiera, por tierras de Badajoz, en las villas de Llerena, Villagarcía de la Torre y demás de su contorno.

Vida ejemplar y heroica de Miguel de Cervantes Saavedra con mil documentos hasta ahora inéditos y numerosas ilustraciones y grabados de época
Tomo V
Astrana Marín, Luis

ZAPATA EN SUS MUNDOS, 1



Pues que es siempre el saber muy gran ganancia.
LUIS ZAPATA DE CHAVES


Andábame, quedo, haciendo lo que ni aún el mismísimo Dios puede hacer por mí, cuando vi venir la Lozana. Limpiéme la podre lo mejor que supe, alcé los zaragüelles y calzas, arrebolé la capa, que al soslayo tenía. Fui en su pos. Era hermosa hembra a la venida, esto es, de frente; más lo era en los traseros andares, que culebreaba la alta cadera de lo más lindo. Sabía de mi mirada y el contoneo no era ya culebra sino pura víbora espejeante y venenosa.
Han de saber que en este ultramundo los habitantes, liberados de funciones que al sexo esclavizan a los vivos, tenemos esa práctica a que todos desean llegar: goce supremo, medio del fin místico del hombre y de la mujer. Además, muertos como estamos, no pagamos tributo de enfermedad alguna, ni picores, ladillas, hinchazón, cansancio, menopausia, reglas, escuadras, impotencias y otras quisicosas de los que dicen vivir. Estamos en el puro sexo, tan puro y purificado como mondo y lirondo. Además, con todo, la purísima pasión se alza en nuestros corazones y, las más de las veces, descollamos al ver a una hembra tan bien replantá como la Lozana. Que se quite allá esa barbilinda del gallego paisano, la tal Marta. ¡Y yo que la creí muerta de verdad! Vamos, producto de la mente calenturienta de aquel cura emigrado a las italias, autor de lo que llaman La Lozana Andaluza. Pero no, la tal fémina vivió realidad carnal y es paisana, porque entre los fallecidos todo lo sabemos con meridiana claridad, sin suertes de registros civiles ni militares, ni anotación bautismal o papela de identidad alguna, sea para conducir o conducirse en la vida administrativa, que no en la de verdad.
Voy a lo que importa. ¡Pero que requetebién las hicieron entonces! Bueno, casi siempre la hermosa lo es, sin miedo de tiempos o épocas. Aunque las mujeres de ahora se me antojan remojadas y sin gracejos. Debe ser que no gustan maduras. Otro tanto que ganamos los fallecidos; acá no existe eso que llaman la edad o las edades, en estos asuntos del emparejamiento. Pero vamos al lío. La abordé:

ZAPATA: ¡Hoooola! Lozana...
LOZANA: Sabía que me seguías, barbián. No en vano eres discípulo de Castiglione y aprendiz de donjuán. Se ha dicho que tus hazañas sevillanas inspiraron a Tirso...
ZAPATA: Te buscaba a ti y siempre te confundí con las otras.
LOZANA: Nada más hermoso para enamorar tontas lo que tu linda boca dice, tu morrito preciado depura. Tan manido para bobas.
ZAPATA: No, si no me interesa enamorarte, me interesa saber de Llerena, de la Llerena que dejaste antes de partir a tierras itálicas.
LOZANA: A la que dejé también se la llevó el asco, digo, el hastío de la nada, a la emigración. Eso ocurrió siglos después de manera ominosa. Una huida. Pero es historia y tú sabes que eso es muy aburrido acá. Nada hay más mentecato en este reino de muerte que un historiador rancio relleno de documentos, como pavo de Navidad, o pavo real con plumaje de erudito violeta, o un don Plutarquete (con permiso de Mendoza) a la violetera (venia a Iriarte). No quiero parecer melindrosa y te devuelvo el cumplido. Te doy unos polvos de esperanzas.
ZAPATA: Donosas formas de congraciarte tienes.
LOZANA: Sé más por vieja que por puta. Y de saber a saber san Pedro es calvo.

Vine con el mundo por montera y con moza de goces para días, tal vez años, o la eternidad. Pero estaba en estos entresijos mentales cuando vi venir un perillán, barbilindo y mentecato, pues todo hombre que aparece cuando uno está en requiebros con hembra lo es. Máxime si es entrometido como aquel lo fue. Se acercó andando, como podía, por aquellos pedregales afganos, sintiólo la bella...

LOZANA: ¡Rampín!¡Norabuena que apareces!
RAMPÍN: Mi señora, hace meses sin verte.
LOZANA: Cumplidos sobran. Cuenta.
RAMPÍN: Como te comenté. Estuve en el pueblo y vengo gozoso de su estar, que es la más cumplida cosa que vi en los últimos años. Allá existe un equipo de fútbol que, de llegar a la primera división, bien podría enseñar a los realesmadriles y barcelonas como ha de ejercitarse tan donoso como genial juego. Y no digo más que aluego to se sabe.
ZAPATA: Dices bien –atajé a interrumpir-. Lozana vayamos a una gruta donde tengo agua y unos higos secos de escándalo.
LOZANA: Sea, pero bien has de tener los higos y mucho has de desear que me coma el bicho.

Quedó Rampín ojiabierto y boquisalido, mirando ora a su señora ora a mi figura. Recordé entonces aquello que mandé escribir de fortuna, suerte, ni destino, ni hado, no hay otro sino la divina voluntad. A esta se va por mil vías, caminos reales y atajos, que los hombres no pueden imaginar más, por no traer por cada niñería a Dios en la boca. Los hombres llaman los casos que acaecen por aquellos nombres, aunque inciertos y desvariados. Y baste ya del recuerdo de mis escritos.
Andamos un trecho los andurriales inhóspitos que aquellos días nos engolfaban. Porque aún no expuse que me trasladé a la zona de Tora Bora, montañosa región del sur afgano, y era como el once de septiembre.

Antes debo decirte –caro lector- que el día antes estaba, muy a mi placer, comiendo unos higos secos tipo Esmirna, que aquí son delicia, cerca de una cobacha, en lo más alto y mesetario, no sé si de Tora o de Bora. Ya digo que eran principios de septiembre y como el año dos mil uno. Bien rico me sabía el eneavo higo introducido en mi boca, arrancando, previo, el rabillo con el pulgar y el índice, a modo de pinza política española, sirviéndome de mis nada cortas uñas crecidas al amor de Nueva York.
Mirando el horizonte perdido, ya montañoso, ya lejano y siempre recordándome ese áspero sabor de la bellota, que las situaciones, climas y ambientes tienen la virtud de despertar en mí. No por ello dejé de observar unos pajarillos que revoloteaban, y algunos papeles, como a cincuenta metros donde me acuclillaba. ¡Papeles! Me levanté, dejando el dulce sabor, me encaminé sobresaltado a la rara recogida de papeles en aquellos páramos. Bajé la cuesta, observé el ligero vientecillo en el que remoloneaban las hojas que procedían del interior de una bolsa de plástico. La agarré para evitar más desparramo; también, y gracias a mis ingrávidas cualidades de, llamémosle ahora así, fantasma, arrebañé y dejé todo el lugar limpio de los pocos folios que salieron de la bolsa, agradeciendo al destino su llamada de atención. Me retorné, con tan extraño botín, a mi lugar de inicio. Entré en la primera parte de la cueva, abrí el recipiente, sentado a una mesa de campaña improvisada. Traía varios enseres; pero por de pronto me centro en los que cuentan. Ordené las hojas de papel, que llevaban su número de orden en la parte superior derecha, remarcado con un círculo. Eran cuarenta, escritos con letra manuda y apretada. Así que traduzco, en romance castellano y en mi estilo. Con algún comentario, cualquier añadido y poco hurto:
Yo, señor, me llamo Caín Magnobush y quiero hacer descargo de lo llamado conciencia. Procedo de familia WAP, que en gringo quiere decir, W=blanco, A=anglosajón, P=Protestante. O sea, tengo todos los números marcados para que me toque el gordo de la primitiva en la sociedad de los USA, S. A...
No sigo leyendo. Tal vez luego nos cuente que es judío y todo ese rollo. No aguanto ya la superchería victimista de los gringos. Creadores del infundio llamado estado de Israel, que no deja de ser una sucursal de su interés en el medio oriente, zona de petróleo, etc. Falacia, sofisma, filfa y bulo de lo que es realidad de los judíos del mundo. Ni el uso del sacrosanto nombre de Israel representan, ni ellos son los judíos del mundo, sino una exigua parte de zumbaos fanáticos con mucho dinero. Reduciéndose a una farsa más, algo apócrifo y a bola trolera. Que lo digo yo.
Otro día seguiré leyendo y transcribiendo los folios hallados al casual, en Afganistán. Ahora me urge algo más. Como deben saber vuesas mercedes tengo pacto con un diablo. Si no lo saben ya pueden ir leyendo mi Carlo Famoso. Dicho diablo tiene a su disposición negro garañón volador, con el que divisé, en su día, el saqueo de Roma por las imperiales tropas de Carlos V. Me ha llamado por vía que sólo los dos conocemos y que he de mantener secreta. No es un móvil.

ZAQUIEL: Mi señor Zapata habéis de venir pronto a Madrid, para que os muestre presto do se halla la pintura del Cristo Crucificado, del maestro Frasco de Zurbarán. Allá le tenéis llorando su cautivario, su mala suerte con lo que lo pintó para Llerena. Por lo averiguado hemos de dar en una empresa llamada Tekné, Conservación y Restauración, S.L., sita en Marqués de Portugalete, 10, en Madrid.
ZAPATA: No me engatuséis con llantina de ese gordo que ya no pinta nada. Es un calzonazos cuentista, un lamefrailes. Ya debió rebelarse contra la manipulación ocurrida en su centenario, en 1998, en donde le cambiaron hasta la vida, por falseada y ñoña, oficial e historietista, no llena de eso: vida precisamente. Llevada a la farándula de forma errada en todo término.
ZAQUIEL: Ya sabéis que es hombre de paz...
ZAPATA:¡Qué hombre de paz ni que leches!¡Meapilas incontinente, redomado, un untafrailes y allegados!
ZAQUIEL: Teneos y montad pronto en el cuártago negro. Vayamos a los madriles. Todo sea que no topemos con uno de los trastos de muerte de los yankis.

Pasaron unas horas de alto volar y oscuro, que las nubes negras impedían ver el suelo. Al posarse en firme los caballos noté que pisaba de nuevo las españas por el vuelco del corazón al escuchar parla castellana.

MUJER: ¡Jesulín, te he dicho que vengas pacá! ¡Vamos, coño!
ZAQUIEL: Dejad de mirar con esa cara de asombro. Es una vecina de este barrio del extrarradio de la villa y corte del reino de España.
ZAPATA: ¿Aquí me traéis?
ZAQUIEL: Sí, porque en esta casucha, cuyos datos mencioné, de enfrente, tiene su taller el restaurador del Crucificado de Zurbarán. Entremos.
ZURBARÁN: ¡Qué alegría, micer Zapata! ¿Cómo vos por acá? Os hacía en Nueva York la última vez que os vi...
ZAPATA: Sí, sí. ¡A mí me vas a engañar tú, sonsorbito! ¡Rancio!
ZURBARÁN: Pos mira, aquí me tienes velando mi Cristo y vigilando no se lo lleven de este tugurio, donde reposa desde 1998. ¡Hace cuatro años ya! Bueno, con un interregno de viaje a París para ser presentado en una galería de tercera. Aquí me como este bocata de chope para calmar la ansiedad y el hambre.
ZAPATA: Lo sé. Es algo cómico. Resulta que la tabla, pintada por ti, se la traen de Llerena, para restaurarla y no la devuelven, una vez hecho el arreglo. Que si medidas de seguridad, que si patatín, que si patatán. ¡Hasta el señor Tena ha escrito una carta de protesta en la prensa! Pues así desaparecieron las otras pinturas de Llerena, que pintaste tú, claro... A eso se llama, en moderno, hurto de baja intensidad o expolio de arte fino. Luego van a parar a un barón cualquiera, siempre, invariablemente, alemán.
ZURBARÁ: No sé, no sé. Desde luego aquí puede entrar cualquiera y llevárselo. Mira que tener este Cristo en este barrio de mala muerte madrileño, y en esta pobre casa.
ZAQUIEL: Así son las gentes de poder ahora. Como siempre irresponsables, irrespetuosas y egoístas, pese a la pátina culturalista y las soflamas de buenas intenciones y sonsorbitismo cutre. Tan poco miradas con lo que dicen defender. Que si cultura, que si arte, que si amor al pueblo, que si turismo, rural y del otro, que si un pimiento... O dos. Y mira que quien esto dice es un pobre diablo. Soy un demonio, un ser metomentodo, falso, malo, mentiroso, perverso y difamador.

Con esto decidimos irnos a comer unos callos a un lugar que Zurbarán, como buen tragaldabas y vientre amplio, conocía de antiguo. Hasta otro día donde se solventarán los papeles hallados en Afganistán, el Cristo del paisano, y, lo que más me importa, mi historia de amor con la Lozana. Esa no se escapa de ser narrada. Lo sé.

NOTA: Aparecido en el número 5 de Torre Túrdula.

TEORÍA DEL TORO MANSO


COLUMNA BARROSO
Por Eutimio de Torres

TEORÍA DEL TORO MANSO

Del toro manso me libre Dios
que del bravo me libro yo
POPULAR


Lo que hay de verdad en el dicho que el pueblo invoca es tremendo. Pero nunca se ha definido esa metáfora referida al toro manso. ¿Cómo es él? ¿Quién es? ¿Cómo actúa? ¿dónde, cuándo, quién, cómo y por qué?...
Pergeñar, siquiera, como una mera elucubración sobre tal animal es casi imposible, por ser, de propio, escurridizo como anguila o pez. Démosnos cuenta que se nombra al mismo Dios para que nos libre de él. Por lo que acercarse a sus propiedades supondría tener algo de divino, pues así podríamos conocerlo y, de esa manera, evitarlo en su mito, al menos.
Sea como fuere, concluyamos que el toro manso es peligroso, inesperado y que no viene por derecho, sino que es falaz, traidor, pérfido, felón, alevoso, fementido, prevaricador, zaino, insidioso y de tales jaeces sinonímicos. De afilada cornamenta, ducha en lides degolladoras, el toro manso se apalanca en la confianza que le vamos dando, aguza la cuerna en ella y nos embiste por lo bajo y a mansalva, cuando menos lo esperamos en la confianza ciega que le hemos entregado.
Atrincherado en un cargo, generalmente apoltronado, también, o parapetado en el título de padre de familia, de honda raigambre carcundiosa y de moda en los últimos tiempos, por aquello del tercio familiar del caudillismo. Porque los españoles no somos iguales ante la ley, como marca la carta magna, sino que si eres desposado, y tienes retoños que mantener, estás protegido por infinitud de privilegios, por mor de traer niños al mundo, o sea, proveer al Sistema de mano de obra o mansos de obra, que también los habrá. Así que la Hacienda castiga a los que no están casados, ni se les conocen vástagos, que han de mantener a los que los demás traen a molestar, máxime si son mansos novillos. Como en la mejor época caudillista peninsular, ¡viva el tercio familiar!
Después de esa digresión pertinente volvamos al toro manso y a sus toreros imposibles. Pues si manso es el bicho, dificil se le puede torear. A veces suele ser un funcionario de medio pelo, calvo y con bigote, se llame Diego o Javierito, de esos de categoría A que aspira a cargo político por la pela o el pelo (euro). Allegado a la función, que cumple atropelladamente, por caminos de meritaje de guerra e insistencia interina. Campechano y con don de gentes es el toro manso. Dado al alterne y buen padre y madre de familia, al tiempo. Preocupado, el toro manso, por las cosas serias como el fútbol, los currantes, el paro, el terrorismo de la ETA, el futuro, la ecología de andar por casa y fines de semana. Llegados aquí hasta por el turismo rural, tan en boga, y el senderismo trastocador del campo tranquilo. El toro manso. Necesita pastar, claro. Militar, más que militante, de sindicato mayoritario...
Espécimen imposible de definir, aun cuando se haya conocido uno, que no es modelo de nada. Cuando conoces a dos o tres y tratas de establecer unas comunes características resulta imposible, pues no hay papel ni tinta, ni miles de explicaciones para aquilatar las claves del torete atiborrado de mansedumbre. Debería hacerlo la universidad, con becas de investigación. Sería una loable aportación a la paz social y al bienestar común. Más que el logro de solución al cáncer.
Así que estamos sólo en los prolegómenos de la teoría del toro manso, pues tal es la materia, tan colmada de pachorra, que requiere considerandos y más partes expositivas.
Entremos en harina, aventuremos suertes, pues de lidiar se trata. Estemos de acuerdo que es animal mamífero o mamón, cornudo, tranquilo e inesperado, por otra parte. Según el dicho tiene la cualidad de cuasidivino. ¿No será el mismo dios raptor de Europa? O de los euros, que se nos van por lo agujeros que los cuernos del mansurrón han hecho en nuestros bolsillos y carteras. Peligroso como tormenta, pues se pide que nos libre. Y cuando esto se hace es que el toro manso ataca, es violento, del que necesitamos librarnos, salvarnos, aunque fuere tras el burladero de Dios.
En fin, dejemos tranquilo a animal tan huidizo. Y lejano, comiendo sus alubias o sus habas malcontadas tras cualquier bardal. Creemos una finca para los toros mansos y, como el dicho presente, que se nos alumbre su presencia, pues no estamos para revolcones taurinos. C´est tout mes amis. Au revoir.





27 de febrero de 2011

CULTURA DE LAS ARAÑAS


I
Para empapaparse bien de la mentira y la infamia de to esto que llaman cultura los progres, por interés personal de andorga, exclusivamente, ignorancias miles, miedos y esos odios, esos..., que es mero espectáculo, telas de arañas, circo y hueco mental e inteligencia plana o nula.


II
Si el Poder Político, Banca, Mercados, Tela, Tele, Capital, Junta de Extremadura, partidos únicos en mando, esos dos que todos sabemos quienes son y lo fatal que resultan..., son los que pagan y jalean, palmeros y guitarreros, amén de cantores, eso que llaman Cultura, ponen er parné, es ya sospechoso que no es cultura, o sea, no es luz ni libertad, ni belleza, ni bueno, ni esencial, sino trajineos, mercachifleteos, manejos e inquisición, telas de arañas y trampas, pa que nadie se mueva sino es a sus intereses, por ende: ¡¡al peo la Cultura de Circo de los periódicos, tele, medios, la de los nidos de araña de mandamases!! Claro que la caterva de peones de brega montará en cólera por esto que escribo, esos gañanes que viven en torno y torneando la tela de araña del dominio que justifica la canallada de la situación socioeconómica y política de cárcel que se vive, circunscrita a la llamada Crisis que mata, aterroriza y asesina como nadie. Esos culturetas vacíos.


III
Por tanto, y como consecuencia moral, ética y estética, no me considero moderno porque no tengo un modus, o sea, algo pasajero y circunstancial, sino algo esencial y de ser, no soy una araña, recordando el cuento de Swift, y el libro esencial de Fumaroli. De necesarias lecturas y reflexiones.


IV
Procede recordar estas décimas, escritas hace más de diez años, antes de que el libro de Fumaroli me asaltara o que recordara siquiera la lectura lejana de la fábula de Swift.




LXVIII
CACIQUE CON EÑE


Cacique de nuevo cuño,
facha de la vieja cuña,
formando con la pezuña
símbolo de rosa y puño.
Reyezuelo del terruño
que tienes en vil amaño,
como cacique de antaño,
y la maña de la araña
para formar tu maraña,
urdiendo todo en engaño.


Que tu mesnada rebañe
en votos arrebatiña,
con engaño y socaliña,
y a todo inocente engañe
no justifica el afañe,
de barbián, con que emponzoña
tu partido de carroña
toda esta tierra hasta el moño.
No quiero decir el coño
para parecer gazmoña.




V
Todo ello aleccionado por la lectura temprana de La Araña Negra, de Vicente Blasco Ibánez, proverbial novela en donde se cuentan, a las mil maravillas, los prodigiosos manejos de todos estos que aherrojan y mandan, y gobiernan a los demás, eso sí muy votados por los insectos de la votambrera, entregados esclavos, y espabila el coco al personal para que se libere, sea solidario, tenga luz, y no tema a los que mangonean todo, desde sus nidos de arañas, bien sea el despachito de la Junta en Mérida o un pueblito, bien en los de la Banca, Madrid o cualquier tugurio de venta y Mercados. Pues tos estos arracimaos en torno al pp$oe son trabajadores pa la Araña de siempre contra la gente de abajo.

26 de febrero de 2011

EL RECONOCIMIENTO



En España no se ama ni se lee a sus poetas, a sus escritores, no. Sobre todo si esos poetas y escritores no se han dedicado al pedorreo de husmear en lo que llaman realidad, espiarla y reproducirla con fulgor y fervor, apoyándola, divinizándola, sustentándola, bien a favor o en contra, para disimulos pertinentes. No creo descubra nada nuevo. En este país y esta sociedad, cada vez más manipulada y dividida en partidas de la porra y de la perra, se utiliza a los escritores, y a sus obras, para arrojarlas contra una banda, por parte de la otra, o de las otras contra las unas. Sobre todo se eleva a los altares a escritores para lanzarlos contra alguien, por un fin concreto, con una intención nada literaria. Ni siquiera de mero respeto a la obra y el autor auspiciado por sus hinchas. Porque todo esto lo conforma esa visión ya casi única del futbolerío, o el río del futboleo. Que pa eso adoctrina, pa ver el mundo desde su agujero balompédico lleno de telarañas.
Especialmente perversos en todo eso son los detentadores del poder actual, aquí y ahora. Los que la gente rellana y turbia llama los que mandan ahora. Gente burda y borde donde las haya. Gente utilitaria. Gentes que se adueñan de la vida y obra de autores con eso tan mezquino y grosero como es el reconocimiento. El reconocimiento supone que los que mandan -dinero, tele, políticos, militares, mercados...- imponen quién vale y quién no vale. En el orden de valores literarios, tenidos como valores de bolsa, bolsones y bolsillos. Quién le interesa al Tinglado de Poder establecido que sea eso que llaman el mejor escritor, el de más fuste, prestigio y bombo.
De esta suerte el canon establecido por el poder, de premios, publicidades, lecturas obligatorias en la escuela, la fama famosa, la venta, el respeto debido por asuntos extraliterarios y todo ese fregado, y todo eso, es una falsedad total. Y lo es porque sus pertenecientes son una mera colección de cromos vacíos para el album que extermina a los realmente buenos y admirables. Son una pantalla que impide ver otros, y otras literaturas que realmente importan, y son ingobernables y libertarias del orden impuesto por el poder bancario, político, comercial, dinerario, que soporta el orden cultureta impuesto para justificarse y apoyarse. Esos que jamás tendrán el reconocimento de las pelas, la propaganda, la tele, El País, las universidades, las academias, la crítica especializada, los futbolistas, sus admiradores (digo del futbolerío), los que mandan y esa chusma arremolinada en torno al juego negro del voteo en urnas, cada cuatro años, para elegir y aleccionar dictadores titulados y selectos, impuestos por la partida única de dos, esa servidumbre voluntaria que dice amén a todo eso. Y calla y lee lo que le atizan, con un mero amén. Y adoran sus estampitas del fallecido en Colliure, o en Villatripas de Abaxo, matao a pedradas en Graná o a mordiscos en la cárcel, que cualquier cosilla de esas da postín y obliga al reconocimiento. Lo demás, los valores literarios, son una coartada. Que se les lea y valore por ello, un accidente menor.

21 de febrero de 2011

LIBRO DE LOS ANUNCIOS




Los llamados géneros literarios han surgido a veces de otros usos. Creo que la Ilíada o la Odisea fueronmera publicidad para dar pisto al pueblo griego, o a los pueblos griegos, y que no eran en sus inicios más que propaganda. Y la Biblia, sin ir más lejos, fue configurándose como un texto literario de muchos calados y variaciones: desde la narración del origen de la gente o mitos, hasta reglas para la higiene religiosa y de vida o las advertencias al personal de lo que hacía mal o bien, etc. Por ello hemos de estar muy atentos a lo que nos depara el futuro referido a esos géneros. Sin más reproduzco lo esencial de unos anuncios por palabras, extraídos de una publicación comarcal, para que el lector inteligente colija sobre ello, reflexione, averigüe y deje volar sus imaginaciones libremente. Si lo deja la tele, la novela histórica, el relato realista patataero, ese ensayo lleno de grasas en que se despachan los historiadores de ahora, sobre todo los de la memoria histórica, y la poesía de los ocurrentes modernos. Cada entrada de anuncio tiene para una larga serie de derivaciones, recovecos, señales, sucesos, cuentos, cuentas..., si se miran de forma lúdica y creativa. ¡Ahí va eso!:

-COMPRO INCUBADORA para huevos de gallinas, que no sea profesional, de no más de 50 huevos de gallina, que esté en buen estado, no doy más de 100 euros, según esté
-SE OFRECE BOXER PARA MONTAS, gran morfología y de gran musculatura, a cambio de un cachorro
-SE REGALA PERRO PEQUEÑO de corta edad muy bueno, canela, de alrededor de dos añitos, obediente, y se lleva bien con perros y personas
-VENDO OVEJAS MERINAS, interesados llamar al teléfono
-SE BUSCA PELUQUERO, especialista en caballeros, con conocimientos en tatuajes y piercing 
-SE VENDE CÓMODA ANTIGUA, se compone de cinco cajones, uno de ellos camuflado, y una placa de mármol en la parte de arriba, está restaurada y parece nueva
-CANTANTE PARA ORQUESTA, no importa sexo, y si la persona interesada tocase la guitarra, mucho mejor, urge y a poder ser con total disponibilidad, gracias
-SE NECESITA PERSONA para dj, busco persona responsable y que le guste la música para trabajar como dj, esencial que anime al público a la vez que pincha
-SE VENDEN NÍSCALOS DE CAMPO, recién cogidos del campo
-VENTA TRAJE DE NOVIA, con velo y funda incluidos, talla 44, el precio lo he rebajado por la crisis, se podría hablar de igual manera, 600 euros
-SE VENDE MESA DE MATANZA, y despiece, en perfecto estado y prácticamente habiéndose usado un par de veces
-SE VENDEN tres canarios del año pasado, uno mosaico, verde timbrado, rojo amarronado, los vendo porke tengo muchos, y tres gorriones de java blancos, precio a combenir
-VENTA DE OVEJAS DE LECHE, 200 ovejas de leche, precio a convenir
-BUSCO LOSETAS idénticas a la de la imagen, las características son: terrazo, micro-china, 40X40, almacenista o constructor, necesito 40 metros
-SE VENDE PARAGUAS PARA PERROS, para que la mascota pueda pasear también bajo la lluvia, están nuevos sin estrenar, me quedan dos unidades, si os lleváiis las dos se negociará
-HOMBRE SERIO SE OFRECE PARA FINCA, soy del Brasil, me ofrezco a cuidar de finca rústica o campo, gran experiencia, disponibilidad en toda España
-SE VENDE PALOMOS LADRONES, figuritas, valencianos, colipavos, tórtolas blancas y gallinas paduanas


14 de febrero de 2011

DÍA DE LOS ENAMORADOS




uno va y escribe
y busca compulsivamente en internet
esto del amor esto del amor
esto del amor esto del amor esto del amor
esto de este día y esto de tol año menos este día
el negocio del amor el amor del negocio
este día de los enamorados
los enamorados de este día
los que no se enamoran en este día
ni le tienen sino durante todo el año
menos en este día
y dale con el amor mordaza mortal
este día del amor o de los enamorados

uno va y se le ocurre
y lo pone en google
y lo busca y salen tiras de cosas
imágenes ilustraciones y enlaces
documentos y libros y hay mucho
tanto o más que casi cada palabra
y uno va y pone odio o acaso odiados
día de los odiados
o los desenamorados
o día del odio
sale algo también y va y lo trae aquí
y lo enlaza en un totum revolutum
así de gordo en esta escritura automática amada
y que ama a marta toda ella
y todo el tiempo no sólo en este día

el día de la ignorancia
el día de los miedos todos escondidos
así podríamos estar buscando
todos los días
de todo eternamente
por estos pagos
materia tienen
amartalado total

13 de febrero de 2011

CITA ACERCA DEL IBARRATO

Cartas al director
De nuestra venial partitocracia
Como persona que carece de cualquier blindaje, tanto de partidario como de contrario al ibarrato, mi opinión es única y exclusivamente mi libre opinión. Llamo ibarrato al sistema de poder establecido en Extremadura a resultas de la mayoría electoral e institucional del PSOE de Extremadura en combinación con la incapacidad de las demás fuerzas políticas a su derecha y a su izquierda. Lo peor del ibarrato es que ha conseguido que en la vida pública extremeña no importe qué se opina, sino si quien opina está a favor o en contra del ibarrato. Aquellas y aquellos que en esta venial partitocracia extremeña, tan bien retratada por Manuel Veiga, no vivimos ni de uno ni de otro mal rollo somos objeto de mala reputación tanto por unos como por otros. A mi modo de ver, el de un partidario de la causa común de la izquierda, quien actualmente tiene de Vicepresidente se dedica sistemáticamente a descalificar cualquier tipo de analisis crítico, venga de donde venga. Y lo hace con ese estilo suyo tan postmodernistoide que a mí se me asemeja al que había en la vida pública extremeña de hace más de un cuarto de siglo. Ahí esta para quien tenga la paciencia de leerla la repasata, modelo años falangistas, que le hace a Manuela Martín y al diario HOY. Es muy de agradecer el fiel retrato de sí mismo que como número dos, valga la expresión, se viene haciendo el compañero Ignacio. Lo de valga la expresión tomese en el sentido de que tengo por muy realistas-ajustadas a la realidad- las últimas palabras de Manuel Veiga en su último-espero que sólo por ahora-libro: En Extremadura, en el PSOE y en el PP mandar, mandar, lo que se dice mandar sólo manda UNO, el "líder carismático''. De El -y lo pongo con mayúsculas porque me refiero al compañero Juan Carlos-como de él- y lo pongo con minúsculas referido a Floriano- "para abajo, ninguno''. O como dice Buenadicha que en el PSOE de Extremadura, que no hay Partido Socialista de Extremadura, hay un ser necesario y todos los demás son contingentes.Todos y cada uno dependen del dedo del ser necesario. Pero estas son cosas que se pueden pensar y además se piensan, que se pueden decir y se callan o no se publican. A nadie le interesa tener problemas con el que más manda en Extremadura, ni siquiera al que quiere sustituirle para hacer como él.

Javier Agorreta Blázquez
1 mar 2006, en Extremadura al día

EN MEMORIA DE MANUEL VEIGA LÓPEZ, Y POR SU LIBRO EXTREMADURA VENIAL PARTITOCRACIA, 2004

12 de febrero de 2011

LECTORES Y CLIENTES

Un buen escritor debe dilucidar entre lectores y clientes, personas y consumidores, creadores o recreadores -en toda la amplia significación del término- que siguen la huella que él lanza, o pone y expone, con sus creaciones y escrituras o borreguitos que simplemente tragan lo dado, como ven la tele, el fútbol, la moda, la publicidad..., la vida misma, sin ser protagonistas de nada, sin vivirla como sujetos libres.
Reducido todo a Mercado y Mercancías, todo al peso y al precio, esto es a Dinero, Banca, Ley, Entrega de Voluntades por Voteo Barato, Políticos, Poder..., pues lo que diga éste prenda escribidor que me lo cuelguen a mí, como poco, pues siempre creí que la literatura era independiente de la monserga tratada, o tema y asuntos, historia, pelos y señales y todo eso que resulta de espiar la realidad y reproducirla con fruición publicitaria, para conseguir clientes. Son los asuntos de los pájaros de famoseos y similares. Alguien que escribe quiere -si acaso- lectores, pero en manera alguna clientes y compradores. Que eso no era literatura, sea el amor o el mismo dios, sino que es literatura la forma de decirlo, escribirlo, narrarlo, ponerlo en pie y eso, el arte, no la parte.

11 de febrero de 2011

CAMBIAR DE COLLAR AL PERRO


Contra el faraón -de ahora- Mubarak, un mero símbolo histórico y mediático del Tinglado de Mando de siempre contra la gente, muchos se han manifestado, incluso -dicen- muerto o matado. Y todo por cambiar el collar al Perro del Poder y en el Poder, muchos se manifestaron, y muchas horas en calles, plazas, arrabales, puertos y puertas..., pero para exterminar, eliminar, cambiar a la Banca, el Capital, los Mercados y otras Dictaduras como la Prensa, Tele, Propaganda, Publicidad, Marcas, Modas, Modos, Costumbres, Obediencias, Partidos, Partidas, Castas Faraónicas de Políticos Garrafales, forrados de millones a costa del engaño democrático, de la dictadura perfecta..., y las miles de servidumbres cotidianas, ahormadas en las molleras del personal votambrero..., pregunto bien alto y claro: ¿quién es el lindo revolucionario que siquiera las escribe y analiza en estos murallones, en estos portales reducidos por la costra de la ignorancia, los miedos y los odios?
¡¡Qué lleve la pregunta el viento!!

10 de febrero de 2011

EROS PAIDÓFILO









En estos tiempos se han aireado casos de pedófilos y de pedofilia y todo eso. Hay asuntos similares, o los hubieron, en la antigüedad. Y hablo de la Grecia llamada clásica. ¿Eros pedagógico, eros paidófilo, eros pedófilo?, ¿cuál es la diferencia?, ¿no estaremos nosotros, los bienpensantes y demócratas mercadeados, capitalizados, votados, botaratizados, bancarizados en todo, consumidos, errados en juicios, de asuntos que escapan a nuestra conformación y valores, en definitiva?, ¿o lo que era en la antigua Grecia algo digno se ha corrompido y ni los mismos que tratan de vivirlo lo pueden ya recuperar?... En fin, me planteo estas y otras preguntas al releer este texto de presentación del libro La musa de los muchachos, que agrupa 258 epigramas debidos a diecinueve poetas. Treinta y cinco composiciones son anónimas y noventa y cuatro del propio Estratón de Sardes, que fue quien reunió, en el siglo II, sus composiciones de género efébico. Y que más tarde algún recopilador bizantino agregó a esa obra los poemas pederásticos anónimos o de otros autores, que halló en diversas antologías, surgiendo así este libro XII de la Antología Palatina, atribuido a Estratón. Acompañan asimismo la mejor nómina de los poetas helenísticos: Meleagro, Calímaco, Asclepiades, Posidipo, Riano, Antípatro, etc. La traducción es del poeta Luis Antonio de Villena. Estos poemas han influido mucho en toda la poesía europea, desde Catulo, en la antigüedad romana, a Cavafis en el siglo XX.
Pongo el texto escaneado, si alguien lo quiere leer mejor pues pincha sobre cada página y se abre a pantalla completa y lo lee. Puede imprimirlo, en todo caso.

9 de febrero de 2011

LA CENSURA ES LA MADRE DE LA METÁFORA


Realmente releo una entrevista larga, hurgada en las entrañas de mi hemeroteca particular. Es a Georges Steiner y es una delicia. Entresaco esta cita para dar agradecimientos a mis enemigos, mis contrarios, los censores, opresores, barbianes varios y diversos, como lo son los manipuladores y totalitarios del Poder y de la Junta de Extremadura, las diputaciones y los ayuntamientos -es un poné (poné quiere decir en habla de Llerena ejemplo), que nos mandan y certifican quién es quién y quién vale, quién no y to eso tan lindo en el arte literario, poético y demás artes y partes, y manejan y subvencionan la cultura, o ese negocio que llaman cultura, una especie de publicidad para vender el voto y el dominio, un lazito en los cojondonjios y los ovúnkulos de ellas, y dicen qué es cultura, qué no es y to lo demás tan lindo, mangoneao desde sus cubículos de Poder y Mando Únicos..., y sobre todo, al censor de censores, el Dinero, que impide los recursos para poder crear a veces, y porque eso estimula todo y se pone en marcha un mecanismo fantástico de creación que pare y late mucho y bueno.

Pensar es una ocupación solitaria, cancerosa, autista y enloquecedora: hay que ser capaz de concentrarse hondamente, interiormente. Muy pocas personas saben cómo pensar; el pensamiento realmente concentrado es una de las cosas más difíciles que existen, y se beneficia inmensamente de la presión a que esté sometido. Cuando a Joyce la pregunatron por la censura católica, respondió de este modo: Doy gracias a Dios por ella. Soy una aceituna, que me exprima. Cuando a Borges le preguntaron por qué no abandonó una ciudad tan peligrosa como Buenos Aires bajo la férula de los peronistas para ocupar una cátedra en Harvard, ciego y sonriente respondió de esta modo: La censura es la madre de la metáfora. No soy yo quien dice estas cosas, aunque sí he sido atacado por comentarlas. Las dicen los leones, esas personas que saben en qué consiste el pensamiento y la escritura de primerísima magnitud.
de una entrevista a George Steiner, Letra Internacional, número 45, 1996

8 de febrero de 2011

VOTA TÚ


Que a mí me entra mucha risa, que me pongo mu flojito y se me van las fuerzas y no tengo ganas de na de eso de meter la papela en la urna de plástico. Pa que luego siempre salgan los mismos pájaros y conejos trucados, la misma gente de orden y al servicio de lo mismo, y contra todos. Que siempre sale lo mismo. ¡No lo estás viendo! Ni de votar ni de anotar, que me río mucho con todo eso y no soy de fiar. Vota tú, oye, que yo no puedo de ninguna manera.
A mí se me ocurren estas cosas ante la inminente asechanza de los votadores. De esa votambre mayoritaria, que no es otra cosa que los millones de canallas que sustentan toda dictadura, Ayer la de Franco, y hoy la del PP$OE, mañana..., ¡sabe dios, que maquinarán para mañana!
Que ya los trajineros de la cosa de mando lo han calculado con la propaganda en estos últimos años. Que no gobiernan, que trinkan y hacen todo enfocado para el electoralismo y el bien de la Banca, el Mal, el Capital y sus Mercados. Que de eso se trata, de determinar el mercadeo electoral de la gente, de esa gentuza que vota siempre a los mismos y con la misma malalache. Y sigue aguzando el voto a los que maquinaron la Crisis para mal de todos, menos de los que la afanan del erario público como políticos profesionales: alcaldillos, presidentes de cualquier cubículo de la administración, desde diputaciones obsoletas hasta comunidades autónomas absurdas y ministros, o delegados de esto y lo otro... Aguzando el voteo para beneficio de la Banca. Y de empresas como las de la mafia de la salud. Sí, aquella gente que se inventaron la gripe aviar y nos volvieron locos de miedos durante unos días..., Que luego todo desapareció por arte de birlibirloque, y nunca más se supo de los millones de euros gastados en vacunas que no sirven pa na, sólo pa pagarlas a costa del erario público. O sea, trasvase de dineritos calientitos de las arcas públicas al bolsón privado. Los políticos profesionales a los que vota el gentío, esa votambre irredenta que ya no respeto ni obedezco. Que siempre habrá un pringao ignorante, miedoso y odiando mucho que me llamará al orden de los que votan. Esos terroristas vestíos de limpio. Para esos que aguzan los votos la chusma, pese a estar demostrado matemáticamente que son el Terror.
A mí me entra la risa floja. Así que tú mismito vota lo que sea, que da lo mismo lo que votes.

AMOR LIBERTINO & AMOR LIBERTARIO


Traigo esta cita larga de Octavio Paz, para referirme al útimo párrafo, que me llama poderosamente la atención por su cierta incoherencia. Si son libertarios entonces no son enemigos de la libertad, sino usuarios y gentes que la viven, por ello no hace falta defender nada. Y propongo otra palabra, que fue quizás la que el Premio Nobel quiso decir, o en el sentido que entiende libertarios por libertinos: No hay nada más difícil que defender a la libertad de los libertinos.

Breton quiso unir los privado y lo social, la rebelión de los entidos y del corazón -encarnada en su idea del amor único- con la revolución social y política del comunismo. Fracasó y hay ecos de ese fracaso en las páginas de L´amour fou, uno de los pocos libros modernos que merece ser llamado eléctrico. Su actitud no fue menos intransigente frente a la moral de la burguesía. Los románticos habían luchado en contra de las prohibiciones de la sociedad de su época y habían sido los primeros en proclamar la libertad del amor. Aunque en la Europa de 1920 y 1930 todavía existían muchas interdiciones, también se habían popularizado los preceptos y las doctrinas del amor libre. En ciertos grupos y medios la promiscuidad reinaba, disfrazada de libertad. Así, el combate de Breton por el amor se desplegó en tres frentes: el de los comunistas, empeñados en ignorar la vida privada y sus pasiones; el de las antiguas prohibiciones de la Iglesia y la burguesía; y el de los emancipados. Combatir a los dos primeros no era difícil, intelectualemnte hablando; combatrir al tercer grupo era arduo pues implicaba la crítica de su medio social. No hay nada más difícil que defender a la libertad de los libertarios.

Octavio Paz, La Llama Doble, páginas 138-139, primera edición de Biblioteca de Bolsillo, de Seix Barral, 1997

4 de febrero de 2011

ZAPATA EN SUS MUNDOS, 0




LAS PALMAS Y LAS LETRAS
(sobre la cosa literaria)






Aunque yo pienso que conciencia en mercader es como virgo en cantonera.
Francisco de Quevedo





Estábame en mi aposento, y se me apareció mi señor don Luis Zapata, acompañado quedamente de Jean Paul Sartre, el escritor francés que rechazó el premio Nobel de Literatura, muy circunspecto y sin apenas hablar, al contrario que cuando estaba en el mundo de los vivos, que no paraba de parlar y escribir y de moverse. Fue charlatán dichoso y comprometido. Eso fue la misma noche de san Juan. Al pronto me asusté hasta que su mano saludadora me puso en calma, y su dedo índice sellándome su boca. Ganas tenía de decirle a don Luis, en vivo, lo que el Quijote debe a su pluma, como antecedente de no pocos aspectos. Ya que don Luis, en su Carlo Famoso, no hace historia, que, en su buena formación humanista no considera sino género menor, sino que es un poema épico, entreverado de cómico, en no pocas partes, y muy crítico, lo que no es raro que fuese la culpa de su cárcel. Lo malo son los malos editores y los estudiosos, con el sida de la histori(et)a, que no hacen estudio literario de algo que fundamentalmente lo es. Pero no se le pueden pedir peras al olmo. Y más a gente ignara, historiada y costumbrista.


Don Luis Zapata (DLZ): Aquí me tenéis, mi amigo y colega de las musas. Tal como os prometí, por vía telepática, he venido a veros y hablar con vos. También os lo confirmé con el correo electrónico…
Agustín Romero Barroso (ARB): Joder, ya veo, ya, don Luis, y habéis cogido esta noche de encantamientos para presentaros, sin más ni más. Es que uno no está preparado para fantasmas… Y todavía, que sepa, no ando muerto. Veo que venís en compañía que conozco. Poco leí de él, sino Las manos sucias, La Náusea, que no acabé, y Los caminos de la libertad. ¡¡¡¿Es monsieur Jean Paul Sartre?!!!
DLZ: Tiempo al tiempo, amigo. Pero parlemos de ese último libro tuyo, El alto vuelo del gato, con gran acierto titulado. He leído todo, pues llevo invisible por Llerena unos días. Y he querido presentarme ahora. Sois persona asaz incorrecta en vuestra escritura, que los palurdos denostan con pasión, si no fuere con brutalidad tabernaria. No pertenecéis a ninguna cuadra, equipo, partido o partida. Hoy la literatura es lo que realmente se han cargado en los planes de enseñanza. No las lenguas antiguas o clásicas, no la filosofía y aún ese género menor llamado historia. Lo que realmente no existe es la formación literaria de las gentes. Es claro que al mercado no le interesa que el personal ande espabilado, tenga gusto y criterio en ese arte. Interesa que se tire a la pura mierda que ofrecen las editoriales. Por eso no interesa que la gente tenga formación literaria. Igual que lo que llaman música de consumo: toda esa morralla de los 40 principales y ruidos similares. Es evidente que Manolo Escobar, o Yenifer López, o cualquier pardillo de Operación Triunfo no son músicos. Pero la industria de Consumo de Masas hace que así ocurra. Es demasiado evidente que todo eso no es música. Pues lo mismito tratan de hacer con la literatura. Crean premios literarios para engaño, como el Planeta, que está ya dado antes de convocarse, y lo dan al bodrio concertado. Y así producen en serie besseler y toda esa quincalla para consumo de mediocres aburridos, para entretener funcionarios, amas de casa hastiadas, toda esa bazofia de novela con adjetivos: histórica, negra, del oeste, y etc.
ARB: Bueno aparecéis. Pues menos mal que estáis muerto, que si fueseis actual y tuvierais que padecer a los contemporáneos en su insolente y diaria ignorancia, ya diríais…
DLZ: Vale. Hablemos de literatura. Bien sabéis que todo arte exige dos premisas: rigor y riesgo. Todo lo que no sea eso es falso, circo, engaño, mercadeo. También tener muy claro que sobre los pies de otros andamos. Díselo al paisano Cervantes, con quien compartí habitación en Brooklin (NY), y desde entonces no he vuelto a verle. Será que anda escondido, avergonzado por tanto homenaje oficial, hipócrita y cretino como le dan los que no saben apreciar ni una sóla línea de su ingenio. Sobradamente sabéis, por haberlo visto en nuestros anaqueles, que uno de los orgullos de mi obra es haber puesto calzado a don Miguel de Cervantes para que diera no pocos pasos. Ahí tenéis el estudio enjundioso de don Francisco Márquez Villanueva, Fuentes Literarias Cervantinas, donde me dedica un trabajo, en consideración de mi influjo en Cervantes, y para su Quijote. Mal llevo que en ese trabajo me llame autor secundario, dandy, narrador y erasmista. Pero lo uno sea por lo otro, como dicen. Que en gran gloria tengo a Miguel, siendo su Quijote el único libro de compañía durante años, ya que jamás me encontré, en este mundo de muertos, a don Quijote a Sancho o a cualquier personaje de la donosa novela. Tampoco me satisface que airee, el señor Márquez Villanueva, mi cárcel, aunque tengo en honra y en otro aspecto me une a Miguel. Aunque mi cárcel fue más bien destierro, como sabéis.
ARB: Permitidme que os ofrezca asiento y estaremos más cómodos…
DLZ: Déjese la comodidad para los vivos, que monsieur et moi bien podemos resistir de pie. Esté quedo y bien apoltronado en su sillón. Veo que habéis tomada la espinela, o décima, como estrofa para despotricar sobre la parafernalia y las estupideces reinantes en este mundo, y, para vuestro desasosiego, de los otros. Que os lo confirmo. La usáis como honda de David contra la cocorota tozuda y mastuerza del Capital, el Mercado y el Estado. No está mal abarcarlo todo en uno. Veo, igualmente, que habéis sido luengo en la escritura, habéis tocado todas las formas, habéis hecho todos los juegos y todas las combinaciones con esa estrofa. Me agrada sobremanera e indica vuestra universalidad. Pues sabéis que la décima es estrofa popular en toda la patria del castellano: desde la Tierra de Fuego, en Patagonia, hasta los chicanos de New York. En fin, en cuanto a la temática os lo digo pronto y claro: habéis soltado todo el veneno contra los gigantes que hacen la vida de los hombres infeliz: las aspas de los políticos, torpes, zafios, mandones, manipuladores, poderes y peligrosos criminales, aunque premiados, correctos y reconocidos por esas mayorías que dominan y engañan a gusto. Es noble intento, aunque extremado, ya que la servidumbre voluntaria es la condición real de vuestros contemporáneos. Prefieren la cárcel llena de frigoríficos, cocheras, aparatitos, dinero y útiles de consumo, a la pura y clara libertad desnuda. Ese es el fondo de vuestra temática: la libertad y el miedo que provoca en lo más profundo de los humanos.
Monsieur Jean Paul Sartre (MJPS): Bueno, también existe eso del compromiso del artista, del escritor que se ensucia las manos, si es preciso. Y, sobre todo eso, aunque ahora sean fantasma, bien puedo opinar. est vrai, perdón, es verdad que Manolo Escobar es músico como los ganadores del Planeta son escritores, creadores. Los impostores están al acecho. Evidentemente no lo son. Son, en todo caso, productores de mercancía para un mercado atiborrado de consumidores alienados…
ARB: Mi señor don Luis, si Monsieur Sartre inicia una de sus exposiciones filosóficas intempestivas, me gustaría anotarlo y poder tenerla, es privilegio…
DLZ: No te preocupes, que luego te doy un CD con todo lo que estamos hablando. Y no me preguntes cómo lo he hecho. Poseo programas e instrumentos que tú todavía ni sueñas, ya que vengo del futuro, a veces.
MJPS: Digo que hoy está estropeado el paladar de la gente. Se ha suprimido sistemáticamente la formación literaria, sobre todo en áreas como Extremadura, donde apenas se lee como hábito, y que en los días que llevo visitándola, de la mano de don Luis, estimo que su secular atraso estriba en eso del poco leer, que esa es la mayor miseria y cerrazón a un futuro mejor. Si las gentes de Extremadura leyera, más y mejor, otro gallo cantaría. Pero se notaría en una o dos generaciones de lectores voraces.
DLZ: Ya te lo dije, Jean Paul, y estoy de acuerdo contigo, gabacho. Acá no han salido del folletín del siglo XIX, con motivos costumbristas y pintoresquismo cañí, adobado con un poco de retrohistoria patatera… Algo impensable después de obras como A la busca del tiempo perdido, de Proust, de Ulyses, de Joyce, Kafka; y por llegar más acá, citar obras como Tres tristes tigres, de Cabrera Infante, la obra de Alejo Campentier, Paradiso, de Lezama Lima, Bajo el volcán, de Lowry, la misma Cien años de soledad… Y viniendo a solar hispano, algunos no parecen enterarse de que se han hecho monumentos como Tiempo de silencio, de Martín Santos, La vida perra de Juanita Narboni, de Ángel Vázquez, Escuela de mandarines, de Miguel Espinosa, la obra de Juan Goytisolo, y muy reciente ese artífice literario llamado Fernando Aramburu, y eso que no cito Borges, Cortázar, Calvino, Arreola, y etc. Pues eso, aquí el personal sigue conservador, mojama pura, y atrasado en los gustos y disgustos. Si es que los tiene. A veces comparo ese atraso con el que se hubiera producido en lo espectadores del cine, al usar ciertos estilos y estructuras narrativas cinematográficas. Imagínense que aparece en un pantalla la cara de un anciano, en primer plano, y la cámara la va acercando, y de pronto se hace un fundido, y aparece un niño jugando en un patio. A ningún cineasta se le ocurre poner un cartelito que diga: ESTÁ RECORDANDO. Porque el espectador ya conoce y asume las técnicas narrativas, los guiños creativos, el lenguaje cinematográfico. Sí se ponían esos tipos de carteles en los inicios del cine. Es el ejemplo que siempre pongo cuando alguien me viene con que Paradiso, de Lezama, es un tocho inentendible y aburrido, con que si el Ulyses lo mismo, por no decir de Cortázar o Goytisolo. Son lecturas que exigen al lector ser protagonista creativo, esfuerzo creador. Y es que hay mucha incultura literaria y el esfuerzo es mal visto, ya que puede espabilar al personal, desalienarlo, como diría Sartre. La gente se ha quedado apolillada en la novela cuchufletera de ese realismo pastoso de letra grande, cuando no de estructuras decimonónicas periclitadas y de telenovela. Y ahí han encontrado el filón los negociantes, interesados en que el paladar no suba de nivel, en que el lector sea un consumidor y nunca apueste por obras creativas de aliento, creativas y arriesgadas…
ARB: Vale, señor don Luis, que os veo con tal pasión que no sé, si seguís así, si eso no os llevará otra vez a otra muerte. De acuerdo total con vos. Y no digamos en poesía. Todo se reduce a premio y a no leerla. Con ese caudal riquísimo que tenemos en los llamados clásicos… Pues sepa usted que hay una estúpida afición a leer muy malas traducciones de poetas en otras lenguas. O a gilipolleces como el haiku japonés, cuando aquí tenemos unas hermosísimas jarchas, que no han tenido continuación. En fin, modas y falta de cabalidad, inteligencia e ingenio, y novelería tonta. Por otro lado la nómina de los poetas leídos en las escuelas es obsoleta. Me malicio que al ser la poesía género que exige atención y despertar de la conciencia, inteligencia, dominio de la lengua, que es su forma, sus sentidos y un cierto esfuerzo de la persona, que es agradable, y más atención, y dado que eso no es afán principal de las sociedades presentes ni de sus gentes, pues eso, que es actividad, la buena poesía, semiclandestina, como ya expuse en 1986, en el prólogo a Quaderno de dexados, tomándolo del gran Cernuda, vuestro tocayo y amigo.
DLZ: Por cierto, y hablando del Quijote, nadie destaca que es una novela inagotable sobre el fracaso. Don Quijote, Sancho y el propio Cervantes, autor de la misma, fracasan en sus intentos. Don Quijote en el de cambiar el mundo, desfacer entuertos… Sancho en su pasión por tener mando, empleo y sueldo, plaza fija de gobernador y político profesional y rico… Cervantes acaba escribiendo una ruda novela de caballería, cuando pretende acabar con ellas… Por cierto que el fracaso destaca más hoy, pues la gente sigue leyendo bazofia consumista que los pone alocados. Hoy día serían los besseler de la novela histórica y de series de misterio costumbrista cañí y demás. Cervantes como fracasado. Y con homenajes. ¡No te joroba!
ARB: Sí, y nadie usa el humor en narrativa. Todo es serio y funeral. Y menos en poesía, donde la circunspección de la reflexión de la experiencia mortal de la vida, se encarna en algo aburridísimo en versos libres, aunque yo diría que más bien descabalados y mal puestos. He observado como la gente no entiende lo que es la sátira literaria. Lo equipara a la burla personal y de taberna de amigotes o enemigotes. Confunden el arte poético satírico con la burla soez de alguna persona. En mi poemario El alto vuelo del gato, la sátira aparece como algo genérico. Jamás va dirigida a alguien concreto. Es el equivalente a la caricatura en el dibujo o en pintura. Si en mi sátira hay burla es contra males –valorados así por el yo poético- generales, contra vicios, usos, prototipos, estereotipos, personajes, costumbres… Pero no sólo eso es mi libro. Es un ejercicio verbal y poético y una aventura de riesgo por agotar todas las visiones de la décima, como mundo y forma poética. Tal vez, más adelante trabaje, en otra línea, con el poso de experiencia y del mental, que me ha llevado a este ejercicio. Pues El alto vuelo del gato es el resultado de un ejercicio que va a algo más alto e importante, es un ejercicio más en el afán de todo poeta de dar en la clave de su voz y de su obra. Y forma parte de un eslabón, el último, de mi obra poética completa, que se inicia a publicar con este poemario. Esa clave que no encontró Virgilio para su inacabada Eneida, y que sin duda tampoco halló Homero en su Iliada o la Odisea, por poner congruos ejemplos clásicos de obras inacabadas en poesía.
DLZ: En fin, amigo Agustín, estaréis de acuerdo conmigo que pocos paisanos están a la altura de vuestro vuelo y anhelo. Ellos están en otra cosa, en otros asuntos más, digamos, que normales, más cotidianos. Y, tal vez no tengan paladar para degustar tan exquisito manjar intelectual. Pero sé de mucha gente que os adora, por expresarme en el lenguaje de mi época. Y eso es lo que os debe importar, lo que cuenta. Que nunca escribís al gusto de los mediocres, siempre apostáis por la creación, el riesgo, lo nuevo… Cosas que hoy no hacen los ganapanes que se dedican, de propio, a la escritura. Y eso os engrandece y os vincula con los grandes. Lamentablemente el arte está secuestrado por los dineros, que tienen en sus manos la propaganda y la mentira; tanto como para hacer que un majadero ilustrado emborrone papeles y sea escritor. Como se ha dado en el caso de cierta escritora de medio pelo; hecha marca por editorial arrimada a los mandos políticos y bancarios, falleció, y hete aquí que una su hermana surge como genial y brava novelista, por supuesto histórica, y escribe un publicitada novela, que, por supuesto sólo tiene el mérito de venderse mucho. Porque también se venden mucho las compresas, o cigarrillos o cervezas y nadie los considera un mérito literario ni artístico. Que, como debemos saber, no es mérito literario. A eso se llama oportunismo comercial, que usa de la literatura para vender. Esos oportunistas, que van al hilo de las modas, son el peligro de toda la creación. Son como los pintores de esos cuadros aberrantes de caballos para los salones y demás… Hoy está de moda la cosa que llaman novela histérica, la novela sobre la memoria histérica, sobre todo de la llamada guerra civil, sus secuelas y oportunismos. Y hay oportunista largo en ese negocio. Que ahí no importa bando, sino la banda de tontos que pican, confundiendo en culo con las témporas.
MJPS: Pues he ahí la maldad, estupidez e insolencia de estos terribles tiempos para la lírica. Por ello vayamos al grano joven…
En esto se apagó la luz y vi cuatro cuencas fosforescentes y verdosas, que me dieron repeluz. Luego oí a don Luis como me decía, por telepatía, tranquilizándome, que no me asustara, que Jean Paul tenía cita con enamorada y que debía acompañarlo. Pasé como media hora en la oscuridad. Me levanté, encendí la luz como pude y vi sobre mi mesa el libro de Francisco Márquez Villanueva, Fuentes Literarias Cervantinas, de la Biblioteca Románica Clásica, de Gredos, Madrid, edición de 1973, abierto por la página 107, donde ponía: Don Luis Zapata o el sentido de una fuente cervantina. Lo revisé pausadamente en sus apartados: Un autor secundario, Género y peculiaridad de la Miscelánea, Don Luis Zapata, narrador, Integración de la personalidad, Don Luis Zapata, dandy, El erasmismo de Zapata, Don Luis Zapata y los príncipes, Orden de prisión, Zapata en la obra de Cervantes, donde me quedé, en la página 162, en donde se reproduce un discurso libertario de don Luis, tomado de su Carlo Famoso, y que tuvo eco directo en el discurso, o mitin revolucionario, panfleto libertario, como destacó Federico Urales, padre de Federica Monseny, en la Revista Blanca, a los cabreros, que don Quijote les suelta en la primera parte de la verdadera historia quijotesca. Zapata expone así su edad de oro o utopía, su paraíso político y social resumido, que lo sitúa en un tiempo pasado, y que lo emparenta con Cervantes, en donde el Manco de Lepanto casi copió literalmente:


Dichosos fueron bien los que nacieron
en aquella hermosa edad dorada,
quando aunque en abundancia lo tuvieron
la plata no tenían ni el oro en nada.
La tierra más les dio que le pidieron,
no por fuerza como hoy, sino rogada,
y sin tantas astucias tan malinas
sudavan miel y leche las enzinas.

Ni se havía suertes hecho y dividido,
de todos y de nadie era la tierra,
ni havía pena ni ley, ni el cruel sonido
de aquesta bestia fiera de la guerra,
que sobr'este mío y tuyo, un apellido
que el hombre los sentidos tapa y cierra,
a se despedaçar tan diligentes,
lo que leones no hazen, van las gentes.


(Carlo Famoso, XXII, f. 116r.)




NOTA. Este relato es uno de los muchos de una serie que inicié en 1994, con el arranque del movimiento zapatista en Méjico, por una parte, y por el Luis Zapata de Chávez en Llerena, Extremadura, España, escritor del siglo XVI poco estudiado, por otra parte..., y publicados en revistas varias de todo el mundo. Principalmente los publiqué en la Torre Túrdula, aquella revista mítica con que arrancó el siglo XXI, nacida en Llerena, libre y clara, amable y grata, inteligente e interesante. Así que, en la medida que pueda, voy a ir publicando la serie completa, que tal vez dé a luz en libro, oportunamente, enriquecida con entregas inéditas de la misma. Así que nueva etiqueta: Zapata en sus mundos.

NOVELA HISTÓRICA, HISTORIA, FOLLETÍN, COSTUMBRISMO

El devenir actual se puede entender como la lucha en el tiempo, lo que otros llaman Historia, de dos fuerzas centrípetas, y centrífugas, la una en relación a la otra, y viceversa. Por un lado la tendencia dominante, que llamamos autoritarismo. Por el otro el lado opuesto libertario: la antiautoritaria. En la modernidad ese acontecer se gesta en el siglo XIX. En ese siglo ambas fuerzas, más o manos organizadas, tratan de manifestarse, imponerse, ordenar el mundo caduco y estamental, ordenar la vida con los principios de libertad, igualdad y fraternidad, heredados del XVIII. Sabido es que la tendencia autoritaria prevalece sobre la libertaria. Sea por el miedo a la libertad del que habló Fromm, sea porque el hombre es un ser poderosamente atraído por la servidumbre voluntaria y la esclavitud. Nunca dejó de ser la fuerza libertaria pauta de control de lo autoritario.
De ahí no debe sorprender a nadie que en sociedades como la alemana o la italiana la eclosión real del autoritarismo se manifestase con el nacionalsocialismo y el fascismo (mezcla los dos de Historia, ciencia y costumbrismo romántico del XIX), donde la tendencia o el polo autoritario domina totalmente al polo libertario. Casi simultáneo es el acontecer de la llamada revolución soviética, donde se impone e imperó el ramalazo autoritario, aunque se llamara éste de socialista soviético. Todas estas tendencias se incuban en el capitalismo, sea éste de Estado o de Mercado libre o autoritario, y democracia burguesa y toda esa cantinela manida y sabida falsa. En definitiva de una concepción autoritaria de la sociedad, basada en los valores impuestos tradicionales, como familia, propiedad, Estado, mercado, burocracia, policía, competitividad, triunfo personal, etc. Valores de índole puramente autoritaria, barnizados, para humanizarlos, con un leve toque libertario de proclamación de derechos individuales que son simple papel mojado cuando haga falta, y siempre que la autoridad así lo considere.
Pero esos valores autoritarios logran su imposición, captación, uso y justificación en dos grandes muletas, surgidas, asimismo, en el siglo XIX, dos elementos de superestructura (que diría el marxista): La Historia y la Ciencia. Pese a lo que dijo el señor Carlos Marx: dejemos de interpretar la Historia y pasemos a transformarla. No digo que antes del siglo XIX no existieran actividades que ambas disciplinas acaparan; pero no existían como corpus de dominio y autoridad. Lo que digo es que en la modernidad, y sobre todo en la actualidad, justifican el polo autoritario del poder político, surgido, como ellas, de las efervescencias ilustradas y románticas del XIX. Obvio es que la Historia así, concebida como ciencia, es base de todo nacionalismo que se precie, en la que se fundan fronteras, y ese ominoso y largo etc. Como asimismo la Ciencia es la que determina quien es el apto o no para el servicio militar, por ejemplo, o quien está loco, para apartarlo de los intereses autoritario (recuérdese a Lombroso y sus manías de que el criminal nacía ya como tal).
La Ciencia concebida como disciplina ancilar del poder autoritario hoy es motivo de debate. Y menciono, a vuelapluma, asuntos como la clonación, los transgénicos, la poderosa y autoritaria industria farmomédica que defiende intereses más que estar al beneficio de los seres humanos, o el uso de recursos mediáticos para control social, embrutecimiento y alienación de masas y manipulación política.
No es casual que, en esta tesitura de guante blanco, ya que va enmascarada de todo el mito democrático, el autoritarismo, en los últimos treinta años, reforzado por las teorías contraterroristas, para atajar las amenazas de ese autoritarismo de la bomba surgido en su seno, que lo que llaman Historia haya sido del interés masivo de adoctrinamiento. También en tanto si las mentes y cuerpos se ocupan del pasado, olvidan en presente y se domina el futuro. Pero, sobre todo, es en los niveles de ideologización de la cultura de masas alienadas y consumistas, donde la Historia se manifiesta en plenitud, encontrando el campo abonado por los usos políticos autoritarios, que la avalan y justifican. Así el inusitado interés por revistas de divulgación histórica, canales televisivos de asunto histórico, ese perfecto casamiento de dos subgéneros literarios decimonónicos, cuales son la estructura cebollera del folletín, con los dimes y diretes, con sus tensiones sobre el futuro y el qué pasará, y la Historia, como fundamento de un realismo trasnochado, luego de genios como Proust, James Joyce, Faulkner, Borges... Volvemos a vérnosla, con la novela histórica, con la estupidez elevada el cubo que se las vio nuestro Miguel de Cervantes con las históricas y verídicas historias de las novelas de caballerías. Con lo que el intento y la ironía del Quijote resultó en vano.
Folletín e Historia y tenemos novela histórica. Adobado, sabiamente, por otro lugar común del fecundo, en engendros, siglo XIX: el costumbrismo cañí, tan dado a los revivales, los recuerdos intrahistóricos y las fotos añejas. Tan de moda en estos días retros... Con un afán vanamente conservador, en formol, de otros tiempos pasados fueron mejor porque por lo menos éramos más jóvenes. Realmente en sus formas y estilos, la novela histórica que hoy se estila apuntala un sistema conservador de valores, fuertemente autoritarios.
Es esperanzador que el polo opuesto a esos valores autoritarios, los valores libertarios, se manifiesten en obras creativas mayores, de amplio aliento y creación. Sobre todo la poesía, cierto teatro, alguna novela sin adjetivos, el relato y el cuento, por lo general no picado del sida histórico. Pero son, y serán, esos géneros mayores, de una amplia minoría libre, que soporta la terrible alienación del resto. Que ese es el dilema y el problema de la postmodernidad, y/o viceversa, la postmodernidad del problema y/o dilema. Vale.