14 de marzo de 2010

UN GATO CALLEJERO: EL OTRO O LA TRIACA



No escribo acá desde el uno de enero. No por ninguna intención determinada. Ha ocurrido así. Motivos hay varios y ninguno. Cuando pasan los días y andas enfrascado en tus cosas y poco a poco algo -como esto- lo dejas de hacer, pues no tiene una explicación inmediata. Tal vez tomar distancias para volver con nuevos bríos, volver...
Durante ese tiempo el curioso lector habrá contemplado que he sido objeto de un ataque por parte de una gente montaraz y de canonjía. Gente parece que arracimada en torno a ese partido rebotado del psoe y a medio camino entre el pp y lo más negro de la canalla votambrera de este país, auspiciado por el bizco ilustre y sabihondo, un tan Fernandito Savater y la tal mandamás del mismo una Rosa Diez o Doce, que cualquiera sabe. Los payos que me han atacado, por la cara, el morro y la torpeza, son un gordo cuentacuentas, que escribe mu mal o peor, llamado Antoño Marcelo Vacas y el dire, u hombre para todo, de una cosa mu mala llamada Extremadura Progresista, y se han dedicado a ponerme comentarios insultantes, infamantes y de pésimo gusto, dando todos en el aire, pues ni me conocen ni saben, con lo que ha resultado algo divertido, no vayan a creer, sobre todo por las necedades escritas... Como es natural he borrado la mayor parte de esos comentos, manteniendo los que debo. Estos rifirrafes de gentes de baja estofa no llevan a ningún sitio, y han aprovechado que permitía el comento libre para lanzar todo eso contra mí, sin fundamentos ni datos... Me han dado la medida ética, de ideas (o falta de ellas), valores que tienen, que son para salir corriendo. Sobre todo porque han puesto en valor a mi persona, sin conocerme de nada, en un ataque personal absoluto y vergonzoso, cobarde, cicatero, baboso. El tal Vacas ha dado toda su medida de bicho contumaz, y sus mariachis, buena cuenta de lo que son. Y con esto los despacho que embarbascarse en esas lides hace perder todo en esta vida. Que ya lo decía Cervantes, sin contiendes con bellacos lo perderás todo... Pues eso.

Tengo un gato nuevo desde noviembre. Se llama Roi, pero yo prefiero decirlo en francés y me sale Gruá. Fue otro gatito callejero recogido por una protectora de Zafra que adopté. Hizo el viaje de Zafra a Llerena casi todo el tiempo maullando, encerrado en el transportín y metido en el lugar pertinente del coche... Sus maullidos se oían como en estéreo y de ultratumba... Es amarillo, o de rayas amarillas y muy distinto de Gurruñau en casi todo, por lo que la complementación de los dos es ideal. Se atraen los contrarios, no los mismos... Si es atracción real y no egoísmos... Por ejemplo a Gurru le gusta lo dulce, a Roi lo salado, Gurru es suspicaz y rebelde, Roi en confiado y inocente, Gurru es más independiente, Roi es todo afecto y quiere afectos...
Al principio los dos se enfrentaron y la cosa parece que iba en serio..., pero los gatos son un poco así, sus mejores amistades comienzan por sus peleas, y ahora se pelean de pega, de juego y se lo pasan pipa...

Así que ni el gordo economista ilustre y liberal, que escribe en ese bodrio llamado Extremadura Pogresista, el Marchello Bacas o Becas, Bocas, Vacas, Vocacas, Bocazas o como se llame, me va a inquietar en ánimo, que con mayores enemigos tengo contienda, como son Bancos y Junta, pp y psoe, upd y toda esa patulea que lucha por la votambre para el lucro personal. Y que el gordo vaya aprendiendo a escribir y atándose los machos para lo que le espera, por bocazas, botarate, infamador y lenguaraz... Y a todos sus acólitos de medio pelo... Que a las buenas, bueno soy, pero en mi defensa tengo paciencia y la tenacidad de un montecristo, y lo digo por la novela del conde famoso. Tiempo al tiempo, amiguitos, tiempo medio y largo... Y salud para verlo...

3 comentarios:

  1. Agustín, me alegra mucho volver a verte de nuevo por aquí. He visitado tu blog con frecuencia porque me resistía a creer que unos simples comentarios te cerraran la boca. No me equivocaba. Un saludo y ánimo.

    ResponderEliminar
  2. Me alegro mucho de ti vuelta Agustín!!

    Ya me imaginaba yo que 4 gatos que hacen mucho ruido no iban a poder contigo.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  3. gracias por los apoyos expresos aquí e innumerables fuera..., la verdad que no hay motivos, la cosa aquella de navidad, aquel ataque fue de tres o cuatro zumbaos mu zaumbaos, locos de atar, alguno con nombre, el tal Vacas, dom Marchello, y un tal Albertito, nenecantor..., que ya los despacharán, ya, si procede
    por lo demás seguiré escribiendo como hasta ahora tras esta pausa que vino sola...

    un abrazo a todos

    ResponderEliminar

Hay algo que se llama libertad, y que debes ejercer libremente. Así que distingue bien entre las ideas, los sentimientos, las pasiones, la razones y similares. No son respetables; pero cuida, que detrás hay personas. Y las personas, "per se", es lo único que se respeta en este lugar. Muy agradecido y mucha salud. Que no te canse.