5 de mayo de 2009

VESOS A BERSOS











Este domingo me ha regalado mi amiga Catalina Rivera de la Rosa, de tan hermosos apellidos y otras hermosuras que no constan en nómina, Un Saco de Besos, que he recibido abrumado, hombre tímido y poco acostumbrado a tanto, mientras tomábamos unos vinos y jamón cabe un rinconcito de la plaza mayor de Llerena, a donde vino exprofeso para el suceso. Fue tal que así: me llama y me dice que viene de EDITA 2009, en Punta Umbría, la cita anual de editores independientes y ediciones alternativas, a la que asistí hasta el año 2005, con frenesí y ardor guerrero, a fuer de editor y alternativo, amén de independiente. Aunque bien tengo que decir que salí tan sabio como antes de entrar en casi todos los eventos anuales de tan magno suceso, que bien pudiera ser de otra manera y fuerza. Pero es lo que hay. Bueno, pues Katy recién llegó a su Mérida de Punta Umbría y coge el auto y viene a Llerena con el saco...

En esas, y con mi saco de besos, me he venido y los cuelgo todos en esta entrada. La edición del Saco es primorosa y colorida, pertenece a una entrega de la serie de los asturianos de La Última Canana de Pancho Villa, 2009/496. Los poemas o versos de las páginas 2, 3, 4, 5, 6, 13 y 14 pertenecen al poemario "besos" de Santiago Tobar. La fotografía y el diseño a Carlos Montero y a Teresa Calderón.
Unión de lo que llaman poesía visual, poesía objeto con textos, se podría llamar.
Sólo queda agradecer a Katy tanto beso y tanto saco, sinceramente, y que lo disfruten. Me he permitido poner todo el poemario en esta entrada, del taco. No lo resisto por su hermosura frugal. Al fin y al cabo es el beso una muestra inmaterial afín a la poesía por su innecesaria materia. Y como decía la amiga Marta Cada vez me gusta más la basura, lo indemostrable y lo efímero. Y nadie se llame a engaños, por basura no entiendo lo que comúnmente lo consideran, sino lo rechazado por el consumismo, entiendo, considero, aprecio.., que ya la poesía, la poesía en verdad, es toda una mostración de indemostrable y efímero muestreo, amén de basura para la sociedad del cálculo y lo útil.
Gracias miles, amiga, Catalina Rivera de la Rosa, y te la debo... Aunque ese saco de besos no tiene precio, y no admite trueque ni trucos.

CONSEJO: Si se besa o pincha con el puntero besucón del ratón sobre cada
ilustración se abre a pantalla completa y se puede apreciar
mejor el texto y la figura... De nada.

6 comentarios:

  1. ¡Qué lindo! Para enamorarse de Catalina, de hermosísimo nombre también, aunque con tantas controversias para el gusto (del nombre, lo cual lo hace aún más hermoso, a mi entender); personalmente me encanta y es uno de los dos mil en lista para mi futura sobrina...
    A lo que iba, precioso saco, preciosísimo regalo, preciosísima entrada ésta de tu blog, y muy buen apunte final con lo de Marta, así lo he entendido por fin, lo había malinterpretado y cuando creí que le hacía un piropo lo mismo pensó que le estaba insultando... Marta, si me lees, ya ves; esta linda cabecita no está hecha para pensar, y no se me había ocurrido entender la frase con ese tan precioso sentido.
    Agustín, cuánto te quiero.

    ¡Besos! (como no...)

    ResponderEliminar
  2. Que no, que no y noooooooo!!!! Que lo que dijiste a Marta está mu requetebién y complementa el sentido, tonti...

    Rosariyo, que es lindo nombrar, vesos, muchos bersos...

    ResponderEliminar
  3. La tal Marta está encantada de la vida por una parte y hasta los cojones por otra, pero es algo que lleva indistintamente. Fina y segura está entre Fauviña y el augusto Agustín. Vosotros a los vuestro.
    Que lo que más me gusta del saco de besos es el pincho, imagen que acoge la idea o la sensación que tiene una de que lo bueno si se repite es muy pero que muy bueno. Lo siento por Gracián, pero a mí me gusta mucho la segunda copa del vino nuevo, me gusta releer, me gusta volver a ver a un amigo y todo eso. Había un cura bueno en Finisterre/Fisterra, el pueblo de mi madre, que se llamaba José Bueno Bueno y era breve (hay curas que no lo son). Les dijo allá por los años cuarenta a los niños fisterranos que si no tenían regalos de los R.R.M.M. no era porque fuesen malos, que no lo eran, o porque fueran largos (que tampoco), es que eran p o b r e s. El padre Bueno murió joven. Espero que se fuera derechito al Paraíso.
    Besos a sacos, a espuertas, a barrer y a -como dirían en Fisterra- a joderlos.

    ResponderEliminar
  4. Que bellos Agustín, pero no tanto como vos.
    Ya leí esa frase de Marta y así la he entendido.
    Besos fuertes de esos que dejan la cara colorada, pero por lo fuertes no por el rouge.
    Ya te he dicho que te que quiero mucho.

    ResponderEliminar
  5. Artesanía

    Labra, cincela, mide, pule, quema
    las naves del vocablo sin sentido.
    Sólo da luces el metal pulido.
    Hilvana tu collar, gema por gema.

    No dibujes al árbol en esquema:
    ponle la flor, los pájaros, el nido.
    Piel, claridad, aroma, sal, oído
    cubren los cinco puntos del dilema.

    Que tus manos afinen el tejido.
    Ten por verdad, por convicción, por lema
    la unidad del color y del sonido.

    Vibra, lucha, trajina, pugna, trema.
    Y al cabo del undécimo latido
    vendrá de Dios la magia del poema.

    Orlando Mario Punzi

    ResponderEliminar
  6. Anónimo12:43 a. m.

    Hola a tod@s .....gracias por los halagos que habeis dedicado al saco de besos..... y sobre todo gracias a Agustin por colgarlo en su bloc.
    ¡¡¡¡ agustinnnnnnnnnnnnnn!!!!envaina la tizona
    ... catalina

    ResponderEliminar

Hay algo que se llama libertad, y que debes ejercer libremente. Así que distingue bien entre las ideas, los sentimientos, las pasiones, la razones y similares. No son respetables; pero cuida, que detrás hay personas. Y las personas, "per se", es lo único que se respeta en este lugar. Muy agradecido y mucha salud. Que no te canse.