13 de mayo de 2009

LLERENA ES MÁS Y MÁS Y MÁS...







A mí, desde que en una carta aparecida en ese mismo diario HOY, del que voy a comentar una reciente, se me llamaba etarra, mataniños y ponebombas, y se me insultaba a placer, infamándome, además con impunidad absoluta y sin razón alguna que lo justificara, sólo por marcarme como no del redil extremeñí o llerení, y sin derecho a ninguna rectificación por parte del diario, o mía..., como que no me merece mucha estima la gente que selecciona las cartas al director..., tampoco mucha la que las escribe. Lo hacen siempre con aquellos valores que aquilatan el status quo imperante, los valores que se imponen, lo chabacano que se soporta, y los tópicos típicos, media mentira y media verdad, que es peor que todo mentira... Veamos un ejemplo del día:

Lo primero es que toda publicidad es falsa, sobre todo si se jalea innecesariamente algo, con esa alharaca intencionada en hacer creer lo que no es. Encender y destacar las excelsas gentes de un lugar, sin necesidad, por orgullo seco y de acuerdo a los valores impuestos y con valores impuestos, es algo como que no… Mu cateto. Como esa publicidad institucional que nos recuerda que Llerena es una ciudad para vivirla... ¡Joder!, ¡pues no habíamos caído en ello los que vivimos en la misma...! Mu inteligente y sustanciosa la publicidad, y de una perspicacia y sensatez meridiana y mu espabilá y aseá asimismo... La publicidad aplicada al orden de lo real y tangible es absurda y colmo de estupidez siempre. Si tienen que decirnos para qué es una ciudad, y con ese énfasis y despliegue de medios y formas, como una reeducación, o tal vez puesta en venta para luego cobrar..., es que alguien, o algo, se ha empeñado en que no sea, vivible, lo que es descorazonador, sospechoso y grave... Como digo, toa la publicité mentira..., o perogrullada inane, baladí, sosa, simple, tal vez ocurrencia para ganancia de los publicitarios amigos que aluego en las selecciones, digo elecciones, echen al partío en mando un cable... Bueno ya estamos desvariando...

Lo segundo es insultante, de cualquier elemental intelecto, pues, como dijo y repetía hasta el hartazgo Machado –por citar a alguien más o menos sabio- que alguien sea más que otros es mentira e infamia. En todo caso que alguien destaque por sus valores personales exclusivos, no por cargos, oficios, votos y etc.

La tercera consideración es que si quitamos los de la competitividad, la votambre y otras martingalas de la linda subvención, nos quedamos sin nada de lo publicitario…

Lo cuarto que ese Alonso de la Torre es un chufla grasisosillo, insultante, chulanga mediático de estilo holero (del HOLA) o semanario (de Semana o cualquier revista de los corazones), aplicado a la vida cotidiana de la gente extremeñí, que aplaude al fuerte y ataca al débil, lo infama y lo miente, o sea, el típico trajinero de siempre y de la sociedad caciquil extremeñí al uso. Las mentiras que me dedicó, en sus vómitos sobre este sitio y mi persona, lo muestran, y máximo cuando no rectificó como un caballero, sino que mantuvo como bellaco. Lo cual le priva de sabiduría.

Quinto: Lo de la medalla de Extremadura, esa abominación condecorativa, a imitación de otras y otros premios existentes en ese mal mundo creado por el Capital y sus mercadeos, que aquilatan los del caciquismo secular en esta tierra, con tanta injusticia como vesania, es un desprestigio tremendo que limpie su suciedad, la de que también la disfruten seor Ibarra, trágico elemento de mando, y cacique ionveterado del atraso de esta tierra, experto en compra y venta de militancias transfuguismos, afanado en defender los intereses del empresario Gallardo, con quien comparte la posesión de la Medalla de la Caradura, digo Extramasdura; que ahora quieren limpiar con la honestidad del pueblo portugués de Barrancos, pidiendo que se le conceda, a la buena gente de esa localidad portuguesa, insultando de ese forma su bondad, a traición y para dar pisto a la medalla, que anda en manos no buenas… Y utilizando la sagrada memoria de gente extremeña que fue salvada por la gente de Barrancos en la guerra social abierta de 1936-39, que sigue ahora cerrada, y que tratan de rentar los que mandan en esta tierra, a sus favores, con actos como ese del medalleo. Utilizan a las víctimas de aquella guerra y a la buena gente de Barrancos para limpiar sus locuras, mal gobierno y secular malaley del cacicazgo estremeñí con la gente. Una vez más.

En fin, por último el texto humea ese tufo triunfalista que tanto me abochornaba de otras épocas que siempre han estado aquí, es inevitable. La escala de valores del personal cambia poco, ha cambiado poco o casi nada en los últimos cuarenta años. La prueba es que a la votambre impuesta le va la caña del dominio y la obediencia, el orden establecido y los valores impuestos y tradicionales: competencia de los unos con los otros, la cosa de ser más que otros, ser más y más y más que…, respeto a los escalafones que se imponen por razones irracionales, como el voto, hoy y aquí, como si los que se votan fueran mejores y no los claramente peores, dado el sistema de engaño, truco y mafia, injusticia, maldad, trinque, uso para los de Arriba..., y no de la inteligencia, el trabajo, la bondad, la honestidad, la solidaridad, el servicio, que tampoco son para imponer, sino para servir a todos…

Que leer cartas en el diario HOY es tarea apasionante, deporte aleccionante y maravilla, pues aparecen descarnados los valores reales de los de Arriba por boca de los de Abajo… Por ello estimo que a su escritor no lo pongo en valor, no soy nadie para ello ni le tengo nada en contra, antes en favor y gracias, y seguro que es excelente persona, y proverbial hombre. Que para mí casi todos los son en libertad, igualdad y solidaridad. Pongo en des-valor, desvalorizo, los valores que por su escrito se pregonan. Sobre todo ese de que Llerena sea más y más y más, ¡¡¡a la bim bom ba!!!

NOTA. Las ilustraciones, que son una vista parcial de la Merced, en Llerena, tratan de mostrar aquello de que en la variedad está el gusto, y la visión de Llerena, o no visión, la opinión sobre la misma, o no opinión, es varia, distinta, distante; lo mismo que esa foto que he usado en cinco o seis de sus miles y millones de visiones y muestras posibles. Que eso es lo grande y lo más... ¡Qué viva el arte sin mercado y la belleza!

3 comentarios:

  1. Gracias caballero! me ha llegado su abrazo o beso llerení o estremeñí o extramasñí.
    Me ha costado un poco conseguirlo...que he andado gritando por todos lados, pero al final lo he logrado. (Ah y era con ruido - como los besos estremeñís que recibía en mi infancia - )

    ResponderEliminar
  2. Habrá que aprender a vivir a pesar de todo eso que explicas. Ya pasó, ya pasó.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo7:15 p. m.

    joe anda que me has puesto bonito, menos mal que no he mencionado tu blog

    ResponderEliminar

Hay algo que se llama libertad, y que debes ejercer libremente. Así que distingue bien entre las ideas, los sentimientos, las pasiones, la razones y similares. No son respetables; pero cuida, que detrás hay personas. Y las personas, "per se", es lo único que se respeta en este lugar. Muy agradecido y mucha salud. Que no te canse.