26 de marzo de 2009

COTARRO

La inconsistencia, la loca juventud, eso de tener dos nenas y tener que darles de comer, estudios, vestidos, salidas y entradas... Y no de cualquier forma, no…, y más con la grisis, la grisis, que estamos en grisis... O tal vez todo junto y revuelto, que ni se sabe ya, o es que le van a dar el premio Nobel y está preparando el decorado y el curriculo... Este héroe del tinglado. Resulta que le publica, le jalea, le publicita, le auspicia el tinglado, y el cotarro mediático del poder, los de arriba, los que mandan e imponen, en este caso la Editorial Planeta, que prefiero siempre llamar Trompeta, por su famoso Premio Trompeta, que no es sólo que salga hoy como primicia cultural y artística en El País, que también, y en un acervo artístico y novelístico acendrado de cinismo, caradura, insolencia, desvergüenza, desfachatez, descaro, desenvoltura, atrevimiento, procacidad, impudicia, frescura, sarcamo, inverecundia, mordacidad, ironía de la vida y de la muerte, descoco, tupé, irreverencia e incongruencia se arranca por soleares y responde:

Pregunta. ¿Qué le provoca ahora ascopena?
Respuesta. La mezquindad y el cinismo de los que manejan el cotarro.

¿A qué cotarro se refiere este triunfador del sistema sistemático y héroe de la cultura y el espectáculo del séptimo arte de engañar por la vista con vista?

Pues eso…, que queda por dilucidar qué es el cotarro y su verdad. Aunque con un mínimo de sentido común, el menos común de los sentidos, ya se sabe, en este caso, pese al despiste o treta de despistamiento y puesta en escena de la publicidad...

7 comentarios:

  1. Agustín: me encantó eso del sistema sistemático, me podrías explicar a que te referís específicamente...creo entenderlo, pero disfrutaría enormemente una explicación tuya del tema.
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. No puede ser que los tontos manden sobre los que saben, que escriban quienes apenas saben hacer la "o" con un canuto (y eso subvencionado) y que la panda de memos entronizada encima vayan de "oposición" y de anti-sistema. Tantas cosas a la vez no, por favor.
    Queda con dios.

    ResponderEliminar
  3. Ana, es evidente que eso es una redundancia estilística, un patinazo provocado, una llamada, todo sistema es sistemático, como todo énfasis es enfático, todo maníaco es maniático, todo drama dramático,todo emblema envblemático... Aunque podría haber escrito sistema metódico... Me refiero con ello, y en esa redundancia con la que busco cierto humor, a todo el tinglado de mando, a lo impuesto, y tal vez a eso a que se refiere nuestro héroe del día, el cotarro, que es un despectivo de coto, en su acepción de terreno acotado (en sentido figurado), norma, propiedad de uso exclusivo y fijo...
    Aquí los sufijos -ático y -arro juegan un papel de esclarecedores de ideas (la forma es fondo y viceversa, fundamental en mi poética y escritura), con sistema sistemático también dejo caer un cierto deje y visceralidad despectiva, en consonancia y "rima" con el aguerrido barbián que pronuncia la palabra cotarro como referido al sistema impuesto por los de Arriba, los que tiene el poder, el Capital y sus Mercados, etc.
    No he podido dejar de ir al "Diccionario de Autoridades", del siglo XVIII, que disfruto en edición facsímil del siglo XX, 1990 y veo:
    "SYSTHEMA: suposición, o hypotesis, que sirve de fundamento, sentando algunos principios, para la explicación, y prueba de alguna opinión determinada. Es voz puramente griega, que significa unión de varios principios."
    Del griego transcrito: "systema", derivado de "synistanai" (verbo): reunir, componer, constituir. Esto último lo veo en "diccionario crítico etomológico castellano e hispánico", de los simpares maestros Joan Corominas y J:A: Pascual, en Gredos, 1992. No, no están en internete.
    Busco "cotarro" en el mismo "Diccionario de Autoridades", mentado anteriormente, y esclarece mi intención, pues dice: "COTARRO: Habitación de gente de mal vivir, lat. Lupanar, is."
    ¡¡¡ Maravilloso!!!

    Soy un empedernido lector de diccionarios, que considero género literario de primera calidad, muy por encima d ela novela histórica, o de la novela que ahora, desde hace cincuenta años, que se hace por acá y allá... Y en ejercicio de ello trabajo un diccionario del léxico llerenense que espero sea de disfrute de muchos. Llevo años en la labor, peleándome y revolcandome con él, dando besos, abrazos y centellas, y espero aportar algo al género...
    Espero responder a tu planteamiento de alguna manera.
    Aa, sí, el sistema del cotarro es tan lindamente antisistemático y el coto tan abierto, el lupanar es ya todo, que se queda con el santo y la limosna...
    ¡¡Aynnnn!!
    Curioso que esa expresión de la O con un canuto la uso hasta el delirio, de manera que parece un canuto de otra cosa, y me coloco...

    Un saludo

    ResponderEliminar
  4. Maravilloso Agustín!
    El sistema del cotarro es antisistemático exactamente.
    He entendido la redundancia estilística, pero tus explicaciones, cada vez esclarecen, de una redundancia estilística has llegado a "sistema antisistemático" una contradicción que es el meollo de la cuestión y ahí ponés, hombre, el dedo en la llaga!
    Gracias

    ResponderEliminar
  5. No sé, o mejor, no quiero saber por qué la expresión "poner un dedo en la llaga" me parece cada vez más turbadoramente erótica y mortal...
    Cambiando de tercio y ya que usas mucho esa expresión... Algo de santo Tomás, de eso que no creo si no toco, tengo, es cierto. Me refiero al que tocó la llaga de Cristo en su pecho para demostrarse/le que había resucitado y existía en realidad..., no sólo porque lo viera sino porque lo tocaba en lo más "herido" y vital, una llaga...
    Saludos y buen fin de semana

    ResponderEliminar
  6. No, no uso habitualmente la expresión, me ha salido por lo que leí que escribiste. Erótica y mortal? en esa linea parece un poco sádica para mi gusto mas que erótica, bueno, algo de sadismo el erotismo contiene.

    ResponderEliminar
  7. A mi me suena a úlcera o llaga de decúbito...que prosaico! Huele a hospital.

    ResponderEliminar

Hay algo que se llama libertad, y que debes ejercer libremente. Así que distingue bien entre las ideas, los sentimientos, las pasiones, la razones y similares. No son respetables; pero cuida, que detrás hay personas. Y las personas, "per se", es lo único que se respeta en este lugar. Muy agradecido y mucha salud. Que no te canse.