7 de febrero de 2008

LA RENTA DE LOS MÁRTIRES

La tinta del sabio es tan preciosa 
como la sangre del mártir.
Dicho musulmán


Procuro acercarme a asuntos humanos, demasiado humanos, a veces, desde ópticas poco trilladas o manidas. Ello me lleva, no pocas ocasiones, a no ser entendido, o atendido muy mal. Pues los malos lectores tratan de meterme en sus ahormamientos mentales, en los que no quepo. En una época donde sólo se escucha publicidad y se lee naderías. Espero que no suceda esta vez, ya que el asunto tratado es el de los muertos. Muertos matados. Que voy a hacer consideración sobre mártires de los primeros siglos de cristianismo, de los mártires del holocausto judío de los años cuarenta, y de asesinados, o matados, por uno y otro bando, en la llamada guerra civil española de 1936-39, y de los mártires del terrorismo, poco y al final, de puntillas...
Apuntaré algo común entre esas muertes y sus, llamemos, herederos, o, como prefieran, manipuladores, en el sentido de interpretar sus asesinatos, muertes y martirios. Manipuladores en su sentido técnico, o sea, los que manejan y usan algo, los que usan con poder de lo que usan. Y me interesa llamarlo así, usar ese verbo de “manipular”, pues tiene las acepciones precisas que necesito, al objeto de mi exposición. Y una de ellas es la de, manejar: influir para hacer pensar o actuar de una forma concreta (María Moliner dixit). O sea, que utilizo manipular como nomenclatura técnica. Así que no se me solivianten por signos peyorativos en mi uso.
Cierto que, sin mucho esfuerzo, podremos interpretar que Cristo fue un mártir de la libertad. Y que con el tiempo su martirio cimentó un concepto de libertad, que en el mundo antiguo no existía, y que la modernidad más extrema reivindica. Que eso es otro asunto que no nos trae a lo que llevo entre manos... Pero que sobre el significado de su martirio se formó toda la Iglesia. Y me refiero con la expresión Iglesia, a la militante, en su sentido pastoral y aun teológico, visible y de poder. Que ha perdurado XXI siglos pujante, fuerte y poderosa. Sobre todo porque supo cimentarse, alimentarse, bañarse en el martirio, y en la sangre del mártir que la fundó... Es lo que le dio fuerza, el Cristo y la pléyade de martirizados durante los primeros siglos, sobre todo, a los que siempre hay que añadir para afianzamiento del poder de todo tipo: religiosos, económico, político, social, moral, intelectual, cultural... Y sobre todo el saber manipularlos, utilizarlos, usarlos para su causa. Porque si no hubiera habido esa manipulación inteligente, la Iglesia sería nada. La Iglesia siempre ha fichado a los más inteligentes, y el buen uso de la inteligencia es una de sus mejores fuerzas también. Y esa es otra cuestión a reflexionar. Invito al lector a verificar esto, ya que no me puedo extender en detalle, sino sacar la quintaesencia del suceso y ocurrencia en el tiempo, y que algunos llaman historia.
El fruto inmenso, de gran poder para la Iglesia, proviene de haber sabido utilizar convenientemente el martirio de sus fieles. Averiguar cómo lo ha hecho daría mucha luz a la comprensión de algunos fenómenos de toda índole, tanto relativos a la propia Iglesia como a casi todo lo demás.
Como, por ejemplo, el del holocausto judío. Pues parece que eso de rentabilizar los cadáveres de mártires es asunto semita, por mucho que la expresión ¡por mis muertos! sea tan hispana. Sobre los mártires del holocausto se ha creado un enorme tesoro de rentas y un sólido paraguas para sus reivindicadores y herederos. Al igual que los cristianos, que exhiben el martirio de los suyos, los hebreos del holocausto (y los israelíes, que no son lo mismo), parecen no romper un plato, o son susceptibles de que jamás harían algo así. Nada más erróneo. Al igual que los seguidores y exhibidores de los mártires cristianos, que crean cruzadas e inquisiciones terribles, cometiendo tanto o más víctimas; los expositores o vindicadores del holocausto judío no se quedan atrás en sus matanzas, prevenciones, acciones y actos contra otros enemigos de su fe y sus muertos. Incluso escribir esto lo hago con cierto miedo y prevención, pues ser acusado de antijudío o de que denigro el holocausto (algo incierto como se ve) sería terrible para mi persona, ser un apestado criminal, como poco. Cuando no un nazi pop. Y, al igual que los cristianos, para evitar que vuelva a ocurrir hacen sus castigos, juzgan y deciden sobre vidas, famas y haciendas...
De tal manera que podemos decir que todo este movimiento de reclamación y demanda de los martirizados en la guerra civil de 1936-39 en España, se inscribe en esa filosofía de la rentabilidad social, moral, política, cultural, económica e histórica del martirio de una casta, raza, creyentes y su creencia, militantes y milites, y su ideología... ¿Cómo llamarlo? Y lo curioso es que tanto en un bando como en el otro, cada uno trata de erigir a sus mártires, desagraviarlos, repararlos, restituirlos, recuperarlos y rehabilitarlos, inmortalizarlos por encima de los vivos, sino de la vida, sí como protesta y solicitud de sus valores, sean estos cuales fueran. Pero con el consiguiente paso que ello conlleva, al tenor de la experiencia de la reclamación y renta de los mártires de la Iglesia (de los primeros siglos) y del holocausto judío (que hemos puesto como paradigmáticos, que del de los gitanos nadie ha sido heredero, con ser muchos más; pero pobres y sin renta, por ende la pobreza).
Ergo, sería sorprendente que esa reivindicación del martirio no fuera más allá de eso, de la mera memoria. Y que no derivara en prevención, evitación, medidas defensivas, armazones de poder arbitrario (todo poder lo es), que no crearan la renta de esos martirios ejemplares. O sea, que surjan sus rentas o pesadillas, en formas de cruzadas, inquisición, prebendas, represalias, matanzas de Sabra y Chatilla, acoso y exterminio arbitrarios y sin ton ni son del pueblo palestino para crear un estado, y todo lo que se sabe de la Iglesia y de los rentabilizadores del holocausto judío... De los de la guerra civil en España de 1936-39, pese al intento de esgrimir cadáveres en los rifirrafes políticos, esperemos que no pase de ahí el folklore.
Y no me paro a contar de las diversas asociaciones de víctimas de terrorismo diverso, sobre todo etarra, y de sus pingües rentas, en el orden político, pecuniario, social, judicial, estatal, mediático, político, profesional y todo eso. Es peligroso y no se puede hacer con libertad en este país, en esta sociedad tan victimada y que tanto rentabiliza los muertos contra los vivos y la vida. Mártires contra la libertad. Sus diversas formas de GAL acechan... Y lo digo todo. Las rentas, las rentas del martirio y el martirio de las rentas.

5 comentarios:

  1. Anónimo9:02 p. m.

    Con inmensa tristeza después de leerte sólo deduzco que tu inteligencia no te garantiza la coherencia, por lo que veo. Tan sóla que me siento en la lucidez. No pudo ser. Una despedida de la anónima.

    ResponderEliminar
  2. Creo entender que te pesa lo escrito. Lo bueno, lo normal, lo coherente, lo lúcido sería que expresaras razones, coherentes, de ese pesar, desacuerdo, "no poder ser"... Lo demás lo dices tú, querida anónima, tú misma.
    Creo que tengo la valentía de escribir y difundir algo de lo que nadie habla así, con claridad, dejando todos los campos abiertos a reflexiones que han de partir de puntos comunes entre los llamados mártires, en este caso que hablo de mártires... La inteligencia no garantiza nada, por otro lado. Y escribir de asuntos manidos y de manida forma me hastía tanto... Salud.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo1:38 a. m.

    Soy la anónima y sería tan extenso que no creo que mereciera la pena, difícil que nos entendiéramos. He estado en la Iglesia años y años hasta que me hastiaron sus falacias, retorcimientos, hipocresías e incongruencias. En ellos yo busqué, pero no encontré nunca amor. Como dices, sé de sobra por experiencia que siempre ficha a los inteligentes y observarlo ahora, desde lejos, es lo que mas me repugna de ella. Igual que me repugna la manipulación oportunista que el PSOE hace de los obispos para conseguir votantes.

    Lo que mas me ha dolido leer es lo de las víctimas del terrorismo. Precisamente de ese tema no habla nadie, menos del PSOE, no quieren hablar de sus oportunismos y paseos por las cloacas, porque todos los partidos sacan tajada política de los muertos. A mi me duelen todos los muertos, sean guardia civiles o civiles o inmigrantes. Menos los que murieron matando por ideas. No me duelen los que mueren por matar.

    Sea como sea creo que tampoco IU se da cuenta de que el nacionalimo es la mas rancia derecha, ya lo he expresado muchas veces. Sea como sea, las víctimas merecen un respeto gigantesco, saquen las asociaciones el provecho que saquen. Me avergüenza vivir en un pais en el que se sigue matando gente por ideas (basadas en odios del pasado, y reactualizadas con sentimentalismos nacionalistas retrógrados). Me avergüenza que ni un sólo partido tenga voluntad política de acabar con la muerte si no tan sólo voluntad de aprovecharse los muertos. Si algunos familiares de los muertos (de los muertos que no mataron), los utilizan para reivindicar algo, a ellos nunca los juzgaré, tienen todas las razones morales para hacerlo (se las dan su sufrimiento, cosa con la que empatizo). Esta justificación moral no la tiene ningún partido y lo hace.

    Tendría mucho mas que explicar, pero sería demasiado. Cada uno vemos el mundo de una forma, yo tolero muchas formas, siempre que vea verdad y amor (amor, no la ñoñería alegre ciega y repugnante que ahora predica Zapatero), pero hay cosas que me producen rechazo visceral. En tu defensa diré que tú al menos piensas, ya es un mérito. Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Gracias por tu generosidad en responder tan luengo. Sí, hablo de los mártires del terrorismo, del terrorismo nazi, del terrorismo que mataba cristianos, del terrorismo diverso y complejo de hoy, hasta del terrorismo del Estado, que haberlo haylo, soterrado, cotidiano... ¡Cuidado!, aquellos que esgrimen mártires suelen acabar practicando el martirio de otros que a su vez..., esa e una de las cosas que doy a entender en mi reflexión abierta, una de las constantes histórica, como enseñanza, como norma, etc...
    La Iglesia no ha de ser perfecta, no lo es, si lo fuera sería la triunfante, la transcendente... No hablo de la Iglesia aquí, de propio, no me interesa. ¿Quién me va a saber escuchar? Sobre la Iglesia, la teología, las creencias, la fe hay muuucha ignorancia, amiga anónima, muchísima. Y lo peor es que se cree saber algo. Es evidente que hay una hermosa crisis dentro de la Iglesia, y eso es muy bueno, necesario, propicio para mejorarla. Que eso me repite algún creyente con el que dialogo, de cuando en vez. Soy hombre de respetos absolutos a lo cabal, lo verdadero, lo vivo y lo sincero, y por tanto respeto a los creyentes auténticos.
    Comparto en gran medida sus inquietudes y decirle que los nacionalismos no sólo son derecha, sino que son perversos, todos comenzando por el español nacionalista.
    Respeto a las víctimas de cualquier tipo. Lo que no respeto es a los herederos de las víctimas, o los que las arrojan encima de lo que le interese para lo que le interese. Eso nanay. Dejenlas tranquilas, a las víctimas.
    ¿Matar por ideas? LO que ocurre es mucho más cutre y pervertido que eso... Cada día estoy más convencido que Eta existe porque es un elemento del juego bipartidario, del pp y del psoe, para ajustar la sociedad española a como desean, de niveles de represión y control legal, y es elemento que les permite crecer e imponerse como únicos y totales. ETA es el mejor aliado del poder de ellos. Son la Santísima Trinidad: pp, pesoe, eta.
    Las víctimas, los mártires, peones de brega en el cotarro... Los demás, comparsas.
    Y sino, al tiempo, que todo lo aclara..

    ResponderEliminar
  5. Anónimo3:11 a. m.

    Soy la anónima y ahora te has explicado mucho mejor que en el artículo. Estamos de acuerdo. Las víctimas producen odio y una cadena de odio y víctimas futuras. La gente no aprende de las desgracias sufridas y eso es la mayor desgracia. Como bien cuentas en el artículo, no hay mas que ver al pueblo judío, ahora convertido en asesino. Y a los nacionalismos y sus motivos, aparte de los económicos. También lo he visto en mi católica familia, como en tantas, donde muchos perpetúan el maltrato físico y psicológico sufrido de generación en generación, sin tener nunca el amor y el valor para romper la cadena.

    Estoy de acuerdo desde hace un tiempo sobre la teoría de la santísima trinidad que propones respecto a ETA. Por eso me da asco que a las víctimas las usen todos. Y a las asociaciones de víctimas las respeto. A los que las usan no.

    Respecto a la Iglesia, tendría tanto que contar que daría para folios, pero las personas que tanto dolor me causaron, las peores y mas retorcidas que conocí, estaban en ella. Unos me dañaron por omisión y otras por acción. Las experiencias para siempre nos marcan, y además la doctrina de la Iglesia no la comparto. Eso sí, respeto y aprecio a las personas de Iglesia que son verdaderas y sinceras. Alguna habrá, pero no coincidieron conmigo por desgracia. Bueno, gracias por cotestar y aclarar. Saludos y hasta otra.

    ResponderEliminar

Hay algo que se llama libertad, y que debes ejercer libremente. Así que distingue bien entre las ideas, los sentimientos, las pasiones, la razones y similares. No son respetables; pero cuida, que detrás hay personas. Y las personas, "per se", es lo único que se respeta en este lugar. Muy agradecido y mucha salud. Que no te canse.