7 de agosto de 2007

EL REFUGIO

mi refugio acogida asilo amparo
cobijo protección y mi socorro
mi favor y defensa en que me acorro
es mi afufa y enroque en que me paro

existencia amparada en fuga encaro
fugacidad de fuego en que me corro
desfogada al arrimo toda chorro
de albergue alojamiento y al reparo


porque si en subterfugio huye mi vida
en consuelo sensato alivio aliento
con su descanso y calma en la movida


supervivencia al paso pone tiento
si el terror exterior es de crecida
es el arte refugio y firmamento







NOTA.- Inicio, con esta poema, lo que tal vez sea un libro sobre el sentido de le creación, y concretamente sobre la creación literaria. Fuera de sus consideraciones sociales, de mercado, de fama, de lectores, de crítica..., que todo eso no tiene mucho que ver, en puridad, con el suceso creativo, que es más una relación de todo creador con el mundo material de lo que constituye la propia urdimbre creativa, la materialidad de la poesía, en este caso. Se llamará El refugio, o tal vez El abrazo, que no lo tengo claro, este proyecto, o conato, iniciado en este día de agosto, y ocurrido, nacido, o surgido tras el abrigo de una conversación por teléfono.

1 comentario:

  1. Me gusta este soneto, pero creo que deberías dejar que cada lector lo interpretase según sus necesidades. Creo que para eso se acude a la poesía. Por cierto, echa un vistazo a mi otro blog, no seas muy duro en tus críticas. Son todos poemas míos. Un saludo.
    José A.

    ResponderEliminar

Hay algo que se llama libertad, y que debes ejercer libremente. Así que distingue bien entre las ideas, los sentimientos, las pasiones, la razones y similares. No son respetables; pero cuida, que detrás hay personas. Y las personas, "per se", es lo único que se respeta en este lugar. Muy agradecido y mucha salud. Que no te canse.