17 de junio de 2007

LENGUA TOTAL

No comprendo las razones por las que algunos y algunas, que se dicen poetas, hablan de sus sentimientos y pasiones, al hablar de poesía. No suele acontecer con los novelistas, o poetas épicos, ni con los dramaturgos, o dramáticos... En todo caso, si lo hicieren, lo hacen de sus personajes, de sus creaciones, con un sentido alto de la creatividad y de la vida, con el distanciamiento oportuno para no confundir a los lectores, y obligarlos a respetar su obra, porque su obra son ellos. Esa falacia, proveniente del romanticismo, es algo inmoral y sucio en la creación literaria y en algunos poetas y escritores en general..
Si la poesía se hace con lenguaje, y en el lenguaje cabe todo el universo, va más allá de emociones, sentimientos, deseos, no deseos, ideas, ideologías. Importa un rábano si se tiene corazón como si el hígado está perfecto, o no se siente nada...
Esta chica, Chantal Maillard, confunde los términos, el oficio. Por desgracia ocurre entre los poetas de hoy. Van de sicólogos, analistas de sentimentalidades al uso romántico, y el romanticismo pasó y fue destructor de la poesía...

4 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Eso de que la obra es el autor es algo un tanto "demente", fuera de lugar. Esataba bien para los románticos y sus prosopopeyas excedentes y sensibleras. Nosostros no somos nuestras manifestaciones, aunque sí haya algo nuestro en ellas, pero "no los somos". Somos nosotros y nuestras circunstancias, como mucho, y trayendo un tanto escéptico e irónico a Gasset. Pienso que mientras menos nuestro, menos yo, mejor, porque ahí, del material que haya, el lector podrá poner algo, podrá crear y "recrear" algo, todo tal vez, si lo dejamos porque el campo no esté ocupado por el mero yomiméconmigo.
    Creo que depende de la medida en que esté el yo del poeta, en que la poesía es válida o menos válida. La poesía se hace con una materia, es esa materia, y no otra. Es evidente quiue no son los sentimientos del yo primero. Los sentimientos están presentes en el acto de escribir, no son el resultado del acto.
    Pienso que tal vez por eso Homero queda, nos queda, porque es tan poco lo que hay de él, de su yo, que somos un poco todos los que somos Homero. Lo mismo Garcilaso, o san Juan de la Cruz, o el autor del "Ramayana", Valmiki...
    Gracias amigo Francisco por tu anotación o comento, que me hace darme cuenta que es esto lo que debo atender, y no al galimatías político, social y otras pérdidas de tiempo.
    Tal vez sea verdad aquello de que la belleza es lo único que merece la pena en este asqueroso mundo, y en el otro, añado.
    Y vamos , así, construyendo una poética.
    Gracias y salud.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo11:44 a. m.

    Hola a todos!

    me sorprende este comentario genérico alusivo a una entrevista, que parece involucrar al conjunto de la obra de esta mujer. Invito a leer sus libros y allí hallarán que son la antítesis del sentimentalismo romántico; se habla de otras cosas, y cuando se habla de sentimientos es para desmontarlos, analizarlos, no para regodearse en ellos. Chantal como adalid del posrromanticismo es desde luego algo que se aleja muchísimo de la realidad. Salud

    ResponderEliminar

Hay algo que se llama libertad, y que debes ejercer libremente. Así que distingue bien entre las ideas, los sentimientos, las pasiones, la razones y similares. No son respetables; pero cuida, que detrás hay personas. Y las personas, "per se", es lo único que se respeta en este lugar. Muy agradecido y mucha salud. Que no te canse.